Apoyar a los estudiantes: hay opciones más eficaces que bajar las tasas









El gobierno decidió bajar el valor de las tasas en 2019. Pero hay formas más eficaces de apoyar a los estudiantes, como se puede percibir mirando a varios países europeos. Ensayo de Alejandro Hombre Cristo.

Los ensayos de observadores, junto análisis de los artículos en las áreas más importantes de la sociedad portuguesa. El objetivo es debatir – con hechos y con números y sin complejos – cuál es la mejor forma de resolver algunos de los problemas que amenazan nuestro desarrollo.

El cobro de tasas para la asistencia a la enseñanza superior es uno de los temas más frecuentes en el debate político y las luchas estudiantiles. En Portugal, en la década de 1990, que sirvió de marco para cargas policiales, fuertes discusiones, huelgas de estudiantes y ceses de los ministros. Más recientemente, estabilizada su existencia y definiendo su valor de referencia, los debates giraron sobre todo alrededor de su congelación (estudiantes y partidos políticos a la izquierda procuraron siempre evitar actualizaciones del valor en función de la inflación). Fue precisamente ese el caso, en el año 2016, cuando el primer presupuesto del Estado de la gestión de la gestión de las costas y los rectores protestaron, exigiendo una dotación presupuestaria superior en compensación. En ese momento, el ministro Manuel Heitor respondió de forma categórica: la situación de las tasas era "regulada y estabilizada". Dos años después, en 2018, se percibe que no es así: el gobierno decidió bajar el valor de las tasas para 856 euros (reconociendo la influencia de los socios del PS en esa decisión) y el ministro estableció como horizonte la abolición de las tasas. Un cambio repentino, por lo tanto.

Las propinas son una importante fuente de ingresos para la financiación de las instituciones de enseñanza superior y permiten, por esa vía, atenuar el peso presupuestario para el Estado de la operación de las universidades y politécnicos. Esta fuente de ingresos es, por lo demás, cada vez más importante, con aumentos sucesivos del volumen total recaudado por las instituciones de enseñanza superior (gráfico 1), que se explica por las actualizaciones y la consolidación del número de estudiantes matriculados (gráfico 2). En concreto, en 2017, los estudiantes pagaron 330 millones de euros en matrícula, lo que corresponde a cerca del 18% de la financiación de las instituciones de enseñanza superior. Con la fijación del valor de la propina en los 856 euros (un recorte de 212 euros, aproximadamente el 20%), el impacto presupuestario esperado para el Estado en los próximos años es un aumento de gasto de unos 65 millones de euros / año a partir de 2020 – aunque puede ser colmado por aciertos en otras áreas de gasto. No es insignificante.

La perspectiva de financiación de las instituciones es el ángulo habitual del debate, que se centra sobre todo en el riesgo que la reducción de las tasas representa para la sostenibilidad de las universidades y politécnicos, cuanto más financiación está dependiente del Presupuesto del Estado, mayor es el riesgo de oscilaciones en la financiación basadas en los precios ciclos políticos. Este año en particular, también se ha discutido mucho la necesidad de invertir sobre todo en residencias para estudiantes. Pero, desde el punto de vista de las políticas públicas y mirando sólo a las tasas, hay todavía otras cuestiones interesantes. Dos, en particular. En primer lugar, el importe de las tasas en Portugal es alto o es bajo en comparación con otros países europeos – es decir, realmente tiene sentido para tocar este valor o no? Segundo: ¿qué otras formas (más eficaces) existen, a través de las tasas y del sistema de acción social (becas), apoyar a los estudiantes y garantizar más acceso a la enseñanza superior? Estas son las cuestiones clave que se discutirán en este ensayo. Todo para concluir que, en el campo de las hipótesis realistas, más determinante que bajar el valor de las tasas es definir qué alumnos pagan y cuáles son los apoyos del Estado a los estudiantes.





Hoy, frecuentar una licenciatura en la enseñanza superior pública cuesta a los estudiantes 1063 euros por año lectivo. Hay quienes creen mucho y hay quienes creen poco. Pero antes de evaluar y hacer comparaciones internacionales, vale la pena entender lo que llevó a la fijación de ese valor en Portugal – y darse cuenta de que era un proceso exigente, largo y lleno de obstáculos.

La historia de las propinas en la enseñanza superior es una cronología de avances y retrocesos. Y arranca, en 1991, con un aviso de los estudiantes: "no pagamos". En el momento en que el valor de las tasas se refería al cuadro legislativo de 1941, que vinculaba el valor anual a cobrar a los estudiantes en unos simbólicos 1200 escudos, algo que, convertido a valores actuales en la calculadora del Pordata, , sería de unos 12 euros. En ese año 1991, el gobierno liderado por Cavaco Silva decidió proceder a una modificación legislativa, a fin de actualizar de forma sustantiva los valores a ser cobrados. El resultado fue poco eficaz y generó una especie de tumulto político en el sector, que involucró gobierno, partidos, presidencia de la república, estudiantes y rectores.

La primera "ley de las matrículas" fue aprobada en el parlamento en 1992, con Couto dos Santos como ministro – Diamantino Durão, el ministro anterior, duró sólo 138 días en el cargo, víctima de las contestaciones de los estudiantes por la intención de moverse en las tasas y debido a la Prueba General de Acceso (PGA). En esa ley, el valor de la propina pasa progresivamente de 1200 escudos a un mínimo de 50.000 escudos en 1992/1993, hasta llegar en 1994/1995 a los 200.000 escudos (unos 1650 euros a los valores de hoy). El valor específico para cada curso dependería de la definición por los senados de las universidades y por el Consejo Coordinador de los Institutos Superiores Politécnicos (CCISP), que decidieran entre un mínimo (25% del costo del alumno) y un máximo (el doble del valor más bajo definido en la ley). En ese momento, no todos pagarían: el valor a pagar por cada estudiante sería calculado en función del IRS de su hogar, habiendo cuatro escalones – exención, 30%, 60% y 100%.

Eso fue lo que se escribió en el papel. En la práctica, fue todo bastante diferente, acabando el año académico 92/93 sin haber sido posible cobro de tasas. Por un lado, los estudiantes hicieron todo lo posible para boicotear la implementación de la ley. Comenzaron por inviabilizar las reuniones de los senados en las universidades – que deberían fijar el valor de las tasas. Y, más tarde, apeló al llamado "boicouto" (sátira con el nombre del ministro) a las propinas, tapando los servicios académicos de la acción social con solicitudes de exención – y haciendo su análisis moroso y difícil. Por otro lado, los propios rectores se sintieron incómodos con la responsabilidad atribuida a las universidades y evitaron tomar decisiones (también por temor a la contestación estudiantil). Y para complicar todo, el Presidente de la República, Mario Soares, envió el diploma al Tribunal Constitucional, con dudas sobre la constitucionalidad de la progresividad del pago de las tasas y el carácter tendencialmente gratuito de la educación. La tensión era tal que, cerca del final del año 1993, todo culminaría en una carga policial sobre los estudiantes frente al parlamento, en una huelga nacional de los estudiantes y en la dimisión del ministro Couto dos Santos.

Portugal requiere de hecho un esfuerzo financiero de los más altos en el contexto europeo. Y el factor decisivo es éste: no existiendo exenciones en las tasas, el valor de la propina se aplica a todos los estudiantes, no ahorrando a los jóvenes más carenciados de esa carga.

En 1994, ya con Manuela Ferreira Leite al frente del ministerio, surge una nueva modificación legislativa, que pretendía atenuar algunos de los efectos de la ley de 1992 y corregir algunas de sus imperfecciones técnicas. En ese momento, pasa a existir una propina nacional (en lugar de valores de tasas por institución), se disminuyen los escalones para los estudiantes para sólo tres (exención, mitad del valor y valor integral) y, en vez de los senados de las universidades, la responsabilidad de fijar el importe de las tasas va al Consejo de Rectores de las Universidades portuguesas (CRUP). Pero el tumulto político y estudiantil no se ralentizó y, al final, los rectores se niegan a fijar el valor de las tasas. El ministerio impuso, entonces, una propina que rondó los 80.000 escudos-cerca de 630 euros a los valores de hoy. Duración muy poco.

Con la victoria electoral del PS, en 1995, los estudiantes sintieron haber ganado la guerra: poco después de la toma de posesión del nuevo gobierno, los efectos de las leyes de 1992 y 1994 son suspendidos y los estudiantes vuelven a pagar los 1200 escudos estipulados en la legislación de 1941. Dos años más tarde, en 1997, el PS presenta una Ley Marco del Financiamiento de la Enseñanza Superior Público, en la que define un nuevo marco jurídico para el cobro de tasas: el valor fijado sería el equivalente al salario mínimo nacional vigente en el mismo el inicio del año escolar. A pesar de que las protestas estudiantiles continúen, fueron progresivamente perdiendo fuerza y ​​la implementación de la ley hizo su camino normal.

El marco jurídico de 1997 se aplicó hasta 2003, cuando el gobierno PSD-CDS aprobó una nueva Ley de Bases del Financiamiento de la Enseñanza Superior y alteró los valores de referencia de las tasas. El mínimo pasaría a ser 1,3 veces el salario mínimo y el máximo de la actualización del valor original de 1941, a través de la aplicación del índice de precios al consumo del Instituto Nacional de Estadística (unos 852 euros). A pesar de las actualizaciones legislativas desde entonces, fue éste el racional que prevaleció en la fijación del valor de la propina para la frecuencia de la enseñanza superior pública – que todos los años ha sido actualizado, hasta alcanzar los 1063,47 euros en vigor para el año escolar 2018/2019 .

La historia demuestra que no era fácil de establecer un valor para los honorarios de Portugal. De tal modo que la opción política durante los últimos 20 años fue mantener el valor de la propina relacionado con aquel definido en 1941. ¿Todavía hace algún sentido? La cuestión que rara vez se plantea es si, desde una perspectiva comparada, ese valor es realmente elevado y se diferencia de los valores practicados en los demás países europeos. Es el análisis que a continuación se hace.

Mirando los datos de los valores absolutos de las tasas (gráfico 3), la respuesta no es esclarecedora: dependerá siempre de la perspectiva. Por un lado, hay algunos países europeos con tasas más altas – Irlanda, Holanda, Hungría, Italia y España – entre los dos países del sur europeo. Es decir, visto desde este ángulo, las tasas de matrícula en Portugal no son excesivamente altos y se puede decir que Portugal es un ranking posición media-alta. Además, tenga en cuenta que el nuevo valor de matrícula para 2019/2020, estos 856 euros, no cambia la clasificación relativa de Portugal esta lista de países europeos. Por otra parte, es pronto perceptible que un grupo significativo de países europeos optó por no cobrar propinas a sus estudiantes (Rep. Checa, Grecia, Eslovenia, Austria, Dinamarca, Alemania, Polonia, Finlandia y Suecia) o por cobrar sólo un valor simbólico , como se hace en Francia (propina de 184 euros). Es decir, a haber un estándar, sería el de no cobro de tasas.

Si los valores absolutos no permiten una lectura definitiva, mire entonces al porcentaje de estudiantes que realmente pagan matrículas. Esta información es crucial: si el número de estudiantes efectivamente llamados a pagar tasas es pequeño, es poco relevante que la propina sea elevada – sólo se aplicará a los estudiantes con recursos financieros para soportar. Y, como se puede observar en el gráfico 4, son muchos (casi todos) los países que aplican algún tipo de exenciones de tasas a sus estudiantes, sobre la base de los ingresos de su hogar. Portugal es uno de los dos países en los que se requiere el 100% de los estudiantes para pagar la matrícula, aunque reciban la beca.

(Una nota importante: .. exención de tasas no es la misma que la beca En Portugal, no hay excepciones gastos de matrícula, pero hay becas En los países CONTRAGOLPE exenciones de pago también se suelen otorgar esquemas Es decir, uno no tiene que invalidar el otro.)

Para facilitar la comparación, es posible aplicar una ponderación del valor de la propina en función del porcentaje de alumnos que la van a pagar (gráfico 5) – en la práctica, indica el esfuerzo financiero medio de los estudiantes para asistir a la enseñanza superior. Y, entonces, todo se vuelve mucho más claro. Por ejemplo, en España, la tasa es ligeramente superior al de Portugal, pero sólo el 70% de los estudiantes a pagar la matrícula, mientras que en Portugal es del 100% – y, teniendo en cuenta que, en comparación, el esfuerzo medio requerido por el Estado español a sus estudiantes de hecho es más baja (equivalente a 757 euros) de los portugueses (1063 euros). Lo que esta tabla 5 muestra, por lo tanto, es que Portugal es uno de los países con tasas aún más altas, en el sentido de que más esfuerzo requiere (en promedio) estudiantes – anterior sólo ha Holanda, Irlanda e Italia. Ahora bien, todos estos países presentan un PIB per cápita más alta que la de Portugal, lo que sugiere que Portugal requiere de hecho un esfuerzo financiero de los más altos en el contexto europeo. Y el factor decisivo es éste: no habiendo exenciones en las tasas, el valor de la propina se aplica a todos los estudiantes, no ahorrando a los jóvenes más carenciados de ese cargo, algo que, por regla general, sucede en la gran mayoría de los países europeos.

Mirando los valores fijados y las exenciones para las propinas es observar sólo una parte de la ecuación. En la otra mitad, existe un sistema de apoyo social a los estudiantes para proporcionar becas o apoyos indirectos e impedir que las dificultades económicas constituyan un obstáculo determinante a la frecuencia de la enseñanza superior. Esto es en teoría. En la práctica, nunca hay sistemas perfectos y la evaluación es muy difícil. En Portugal, dado que la concesión de becas sobre la base de los ingresos del hogar es esencial para garantizar la igualdad de acceso a la educación superior, no se sabe a ciencia cierta cuántos jóvenes abandonan la asistencia a los cursos que desean por razones económicas – hay años, tal levantamiento fue encomendado por el ministerio a las instituciones de enseñanza superior, pero fue difícil para los servicios académicos obtener esa información. Es decir, no se conoce con rigor la dimensión del problema.

Mire, entonces, a lo que se conoce. En Portugal, en el año 2017, el estado apoyado 72.000 becas en la educación superior, alrededor del 20% del inscrito (gráfico 6). Este número de estudiantes apoyados es importante de señalar, porque retoma los niveles del período entre 2007 y 2010, cuando hubo entre 71 mil y 75 mil estudiantes con beca asignada. Y, por último, en el período del ajuste financiero y de la crisis económica, estos valores bajaron acentuadamente: 56 mil estudiantes apoyados en 2012 (14% de los matriculados), 59 mil en 2013 (16%), 62 mil en 2014 (17% ) y 64 mil en 2015 (18%). Es decir, el sistema de apoyo a los estudiantes tiene actualmente un alcance mayor que en los últimos cinco años, regresando a los niveles más altos anteriormente registrados. Sin sorpresa, si se mira el gasto presupuestario ejecutado (Acción Social Directa / Becas e Indirecta / cantinas, residencias, etc.) en esos años, la misma tendencia se verifica: caída en el período del ajuste financiero y, ahora, aproximación a los valores de los años pre-troika (gráfico 7).

Sin contar los países nórdicos, los estados europeos que tienen un mayor porcentaje de los concesionarios de Portugal también no cobrar comisiones a todos sus estudiantes.

El valor mínimo de la beca es el valor de la propina. Esto significa que la asignación de la bolsa mínima sirve como una especie de exención de tasas. En consecuencia, se espera que, a partir de 2019/2020, el gasto en becas disminuya, frente al nuevo valor de propina en los 856 euros. De la misma forma, se espera que el número de estudiantes apoyados con una beca disminuya y, además, que los valores de los apoyos a los estudiantes también disminuyan. Por dos razones. En primer lugar, porque bajando en un 20% el valor de la propina, valor de referencia para el cálculo de los apoyos a los estudiantes, también está restringiendo la elegibilidad de los estudiantes – habrá entre los becarios de hoy algunos que, con una propina bajada a 856 euros , dejar de ser becarios y pasar a tener que soportar los costos de la frecuencia de la enseñanza superior. Segundo, porque los valores mínimos de apoyo pasarán a ser los 856 euros, reduciendo el gasto del Estado con la Acción Social Directa.

Ahora se mira el caso portugués en el contexto europeo – sólo para que pueda contar, por ejemplo, el porcentaje de estudiantes con el apoyo está alineada con la norma europea. Ahora, mirando las comparaciones europeas (Figura 8), Portugal es más o menos en el centro de la mesa. Pero hay más puntos de relieve que importa destacar. El primero es que, en la cima de la clasificación, están tres países del norte de Europa-Dinamarca (89% de becarios), Suecia (88%) y Finlandia (69%) – que ni siquiera cobran sus matrículas a sus estudiantes. Es decir, en esta zona de Europa (más rica y con índices de formación más elevados), no sólo la frecuencia de la enseñanza superior no conlleva costes para los estudiantes, como todavía hay una gran mayoría de los jóvenes que reciben becas para financiar sus costes de vida. Desde un punto de vista presupuestario, esto es un gran esfuerzo y que difícilmente se puede reproducir (realista) en otros países europeos, y mucho menos en Portugal.

El segundo punto a destacar es que, a parte de los países nórdicos, los Estados europeos que tienen un mayor porcentaje de los concesionarios de Portugal también no cobran a todos sus estudiantes. En Alemania y Eslovenia, donde el porcentaje de beneficiarios de las subvenciones es sustancialmente idéntica a la de Portugal, todos los estudiantes no pagan matrícula. En Francia, donde hay un 33% de becarios entre los estudiantes matriculados, las tasas son simbólicas (184 euros). En Irlanda, donde las tasas son altas, sólo el 57% de los estudiantes las pagan y el 43% de los estudiantes matriculados son becarios. En Hungría, hay un 24% de becarios y, además, sólo el 32% de los estudiantes pagan sobornos. En Portugal, todos pagan cuotas, y aunque el 24% de los matriculados son semejantes, algunos reciben sólo el mínimo, que sólo cubre la matrícula – es decir, que son tratados como compañeros, pero en la práctica sólo acceder a un tipo de exención de propina. Si estos estudiantes se descuentan estas cuentas, el número real de compañeros (por comparación europea) es más baja, poniendo el caso portugués en una posición comparativa más negativa.

Explicando en otras palabras, visto desde este ángulo, teniendo en cuenta que Portugal cobra una tarifa a todos los estudiantes, el caso portugués es más desfavorable para los estudiantes de lo que parece a primera vista – en la mayoría de los países, los estudiantes pueden tener la exención de la matrícula y becas en Portugal sólo puede tener una beca (que al menos cubrir los costos de las tasas de matrícula). En consecuencia, el valor medio anual de la beca, supuestamente de 1753 euros (2017), es efectivamente de sólo 690 euros al año, tras descontar el valor de la propina.

Cuando se acompañan debates que cubren el tema de este ensayo, hay una pregunta que surge con frecuencia: después de todo, si la educación debe ser tendencialmente gratuita, ¿será legítimo cobrar sobornos? La cuestión es un punto de partida importante y parece sugerir que un sistema justo sería el que no cobraba a los estudiantes. Ahora bien, no es así. Sin pretender entrar en el debate constitucional, ni apuntar caminos ciertos y errados, hay un conjunto de evidencias empíricas que no hay que perder de vista en este debate.

La primera es que la formación en la enseñanza superior es muy compensatoria financieramente. Un individuo con formación superior tendrá una mayor probabilidad de obtener salarios más elevados en relación a otro individuo sin formación superior. El mismo razonamiento se aplica a la obtención de empleo (más fácil para quienes tienen formación superior) y al paso por el desempleo (más corto para quienes tienen formación superior). Lo que este punto obliga a tener en cuenta es que el costo asociado a las tasas (que cubre sólo una pequeña parte del costo por alumno) es rápidamente recuperado cuando el estudiante entra en el mercado de trabajo. La segunda evidencia es que no hay una relación establecida entre la existencia de tasas y la menor frecuencia de la enseñanza superior. Esto es particularmente claro en el caso portugués, cuando la introducción de derechos de matrícula en la década de 1990 no significó un menor acceso a la educación superior – por el contrario, aún más estudiantes entraron. En cambio, en los años de la troika disminuyó acentuadamente el número de estudiantes matriculados, sugiriendo que, más que el valor de la propina, la situación económica de los hogares es más determinante para la decisión de asistir a la enseñanza superior. La tercera evidencia es que las tasas y la acción social forman parte de un delicado equilibrio en la financiación de las instituciones de enseñanza superior. Como tal, el desafío de las políticas públicas es, en la medida de lo posible, preservar ese equilibrio y mejorar las condiciones de acceso a la enseñanza superior por parte de los estudiantes. Si este equilibrio se rompe, por ejemplo acabando con el cobro de tasas, la financiación para las instituciones de enseñanza superior debe venir del Estado (que, por su parte, tendrá que retirar de otra partida del Presupuesto del Estado). Es decir, hay opciones que sólo se pueden discutir cuando los recursos existen: tirar de la cuerda a un lado sin aliviar del otro puede llevar a la ruptura del sistema.

Estos puntos enmarcados en el desafío: las tasas no son necesariamente un problema, pero unas formas son más eficaces que otras para introducirlas en el sistema, garantizando financiación a las instituciones educativas y protegiendo a los estudiantes de contextos sociales más desfavorecidos. Obviamente, en la práctica de la mayoría de los casos, las diferencias de país a país se miden sobre todo a través de oscilaciones en los valores de las tasas, en el grado de exención de algunos estudiantes y en los porcentajes de asignación de becas. Sin embargo, existen muchas otras formas de mirar estos mecanismos de financiación de la enseñanza superior y las soluciones en la satisfacción de las necesidades de los estudiantes, siendo que ninguna es perfecta y todas tienen riesgos. Dos ejemplos de prácticas diferenciadas en el contexto europeo.

la Estonia, donde el mérito determina la exención de las tasas. Los estudiantes de Estonia están exentos del pago de matrimonios. Sin embargo, esta exención viene con un compromiso: los estudiantes tienen que tener aprovechamiento académico. En caso de que no obtengan aprobación en todas las disciplinas, los estudiantes tienen que pagar un valor de 40 a 45 euros por cada crédito académico dejado atrás. Este sistema garantiza que la gratuidad de la frecuencia de la enseñanza superior viene con una mayor responsabilidad de los estudiantes y previene mal uso de recursos públicos. Pero tiene un problema: una tasa de desistimiento de los estudiantes razonablemente elevada. Por ejemplo, en el año académico 2017/2018, de los 46 mil estudiantes matriculados en la enseñanza superior, 8 mil desistieron -es decir, el 17% de los estudiantes.

la Reino Unido, donde existe un sistema de préstamos muy eficaz. Las becas financiadas por el Estado son el mecanismo de apoyo más frecuente en el contexto europeo, aunque en algunos países se prestan préstamos a los estudiantes. El ejemplo más emblemático es el Reino Unido, donde se hacen préstamos a gran escala, a través de los cuales los estudiantes se comprometen a devolver, en un plazo de tiempo ampliado, el valor que les fue prestado para asistir a la enseñanza superior. El supuesto aquí es que la formación superior garantiza niveles de ingresos futuros por encima de la media – permitiendo, por lo tanto, la devolución de los valores en cuestión. Sin embargo, para atenuar el riesgo para los estudiantes, la devolución de los préstamos sólo se aplica a los jóvenes que, tras completar la enseñanza superior, obtengan ingresos por encima de un valor predefinido – protegiendo así a los estudiantes que, por una razón o por otra, no puedan vengar en el mercado de trabajo. Este sistema ha sido muy elogiado por la OCDE, en particular porque ha logrado una mayor equidad en el acceso a la enseñanza superior. Pero tiene un inconveniente: la deuda de los estudiantes hacia el Estado no deja de aumentar. Cada año, 16.000 millones de libras se prestan a cerca de un millón de estudiantes y en marzo de 2018 la deuda total rondaba los 105.000 millones de libras, un valor que, para tener noción, es superior al presupuesto del Estado de Portugal. Se estima que, en 2050, la deuda puede alcanzar los 450.000 millones de libras y que sólo el 30% de los estudiantes consiga pagar sus préstamos íntegramente.

Haber propinas no es necesariamente un problema, pero unas formas son más eficaces que otras para introducirlas en el sistema, garantizando financiamiento a las instituciones educativas y protegiendo a los estudiantes de contextos sociales más desfavorecidos.

Primer punto: Portugal no reducirá la cantidad de las cuotas en 2019 por razones políticas, no porque se trata de una decisión considerada en el contexto de la política pública. Esto significa que muchos de los riesgos asociados (y descritos en este ensayo) no se consideraron, de la misma manera que no se evaluaron mejores usos de la inversión que la medida implicaría para el Estado. Por otra parte, ni siquiera se han medido los efectos que la medida tendrá en los estudiantes, en particular la previsible disminución del número de becarios. En ese sentido, mirando al procedimiento, fue una decisión irresponsable – fue la primera vez que se alteró el valor de referencia de las tasas sin un amplio debate sobre el tema. Y la decisión tendrá efectos a largo plazo, porque la historia muestra cómo es difícil fijar valores de referencia para las tasas, en particular cuando es para aumentarlos.

Segundo punto: el más eficaz para la equidad es definir los criterios de exención de las tasas (en lugar de moverse en el valor de la propina) – es decir, determinar cuáles son los estudiantes que realmente tienen que pagar las tasas y cuáles quedan exentos. En el contexto europeo, la matrícula actual en Portugal no es conocido por ser particularmente alta. Portugal, donde se destaca (el negativo) es el hecho de que todos sus estudiantes tienen que pagar un soborno, es decir, porque no hay ninguna función de la franquicia de los ingresos de los hogares de los estudiantes – casi todos los países aplican algún tipo de exención. Son las exenciones que hacen efectivamente la diferencia, porque actúan de forma benéfica y orientada hacia los estudiantes más necesitados. Por el contrario, mover el valor de las tasas es cambiar algo para todos, tanto para los que podrían pagar como para los que tienen mayores dificultades financieras (que, en vez de estar exentos, todavía tienen que soportar gastos).

Tercero punto: el sistema de apoyo social portuguesa está alineado con la norma europea en el número de beneficiarios. Además, el gasto realizado en acciones sociales directa e indirecta está consolidado en valores que rondan los 300 millones de euros al año (incluye bolsos, cantinas y residencias). El único problema es el mismo de lo anterior: en la medida en que los estudiantes no tienen exenciones de matrícula, una gran parte de la beca de los estudiantes becarios sirve simplemente para pagar la propina, y no tanto para apoyar financieramente a los estudiantes en los costos de vida asociadas a la frecuencia de la enseñanza superior. Además, como ya se ha sugerido por los estudiantes, si uno de sus mayores problemas es la falta de residencias universitarias, problema que las bolsas no ayudan a resolver, tal vez una apuesta del Estado en esa área fuera prioritaria (en detrimento de bajar el valor de la propina – y bastaría hacer tal inversión una sola vez (es decir, el gasto no se repetiría anualmente).

Cuarto punto: la disminución del valor de las tasas de matrícula tendrá consecuencias en la asignación de las becas a los estudiantes más desfavorecidos. El raciocinio es simple de retomar: el cálculo de las becas tiene en cuenta el referencial del valor de la propina, por lo que bajar el valor de la propina excluirá de becas a los jóvenes que estaban más cerca del umbral de elegibilidad. Para estos estudiantes, la opción de bajar las tasas, en lugar de introducir exenciones o reforzar la acción social, va a ser muy penalizadora: antes, con propinas a 1063 euros, tenían una bolsa que cubría las tasas; en 2019, con propinas a 856, estos jóvenes ya no serán elegibles para la beca y tendrán que pagar un gasto que anteriormente no tenían.

Quinto punto: las experiencias internacionales muestran que es posible compatibilizar mayores niveles de equidad en el acceso a la enseñanza superior con promoción del mérito académico (caso de Estonia) oa través de préstamos al Estado (Reino Unido). Obviamente, si pensamos en el escenario ideal, los países escandinavos pueden entusiasmar – porque tienen la exención total de la matrícula y de largo alcance apoyo social – pero este modelo es extremadamente caro y poco realista para el caso portugués. Tal vez el mayor aprendizaje a retirar de las comparaciones internacionales sea la misma: la financiación de la enseñanza superior vive de equilibrios entre la promoción de la competitividad de las instituciones y los apoyos a los estudiantes para garantizar equidad en el acceso. Las fórmulas exitosas son aquellas que promueven un lado sin perjudicar al otro.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *