Antonio Costa y portugalização Europa





Durante a√Īos, la modernizaci√≥n de Portugal se expres√≥ enf√°ticamente por la idea de "europeizar" el pa√≠s, es decir, el enfoque de los mecanismos de organizaci√≥n y formas de estar en Europa Occidental. En los inicios de la democracia, europeizar signific√≥ no s√≥lo rechazar la dictadura y la pobreza del pasado, sino tambi√©n la dictadura y la pobreza de aquellos que, en vez de Europa occidental, ten√≠an como referencia la Europa sovi√©tica o las tiran√≠as de folclore y de miseria del Tercer mundo. La decisi√≥n de Cavaco Silva en la adhesi√≥n de Portugal a la moneda √ļnica en la d√©cada de 1990, resume el significado de esta "europeizaci√≥n": fue en un estado y una sociedad minada por los d√©ficits y las devaluaciones, por lo que la integraci√≥n europea un principio de la disciplina presupuestaria y el incentivo para desarrollar una competitividad que no pasara simplemente por salarios bajos.





Sabemos que acabó por no ser así. En 1995, el poder cayó en manos de los actuales ministros, entonces sólo sólo secretarios de Estado o asesores y con menos parientes para emplear en el Gobierno. A partir de ahí, la idea de aumentar el bienestar en el país a través de la creación de riqueza fue sustituida por el proyecto de aumentar el poder del Estado a través de la apropiación y redistribución de los recursos existentes. La actitud hacia la integración europea también cambió: ya no era vista como un factor de cambio, sino más bien como un medio para evitar cambios. En este nuevo contexto, el euro, a partir de 2000, sirvió principalmente para facilitar el endeudamiento del Estado y de los bancos y empresas en su órbita. Así pudo el régimen compensar socialmente el estancamiento que afectó a la economía tan pronto como, terminada el proteccionismo inflacionista y aduanero, no se cuidó de mejorar su competitividad.

En lugar de "europeizar Portugal," el poder socialista ha sido especialmente ocupado con fantasías de "Europa portugalizar", es decir, para reducir la Unión Europea a un mecanismo de redistribución del ingreso a través del poder político. En esta unión de "apoyos", "transferencias" y "mutualizaciones", cada Estado funcionaría como una especie de federación nacional de los clientes y dependientes que, dentro de sus fronteras, luchan entre sí para disputar una parte del pastel del Estado y que, fuera de las fronteras, luchaban juntos para obtener una parte del pastel de la UE. Es esta inspiración que atravesó la entrevista de António Costa sobre Europa, publicada el pasado domingo. Costa hace doctrina sobre muchos temas. Pero la "cuestión del euro", la reconciliación de los pueblos con la "globalización" o la idea de que la prosperidad de los países del norte se logra a costa de los países del sur se utilizan en carrusel siempre para justificar esquemas de transvase de dinero. Y como era de esperar, toda la resistencia a ese proyecto se atribuye a una "crisis de los valores demo-liberales". Es cierto que, por el medio, Costa habla de "reformas". Pero para sugerir, si así lo he entendido, que habrá sido una concesión más o menos simbólica a Alemania, para obtener lo que interesa: la "estabilización", es decir, la financiación europea de sistemas demasiado inviables para resistir a coyunturas menos expansivas .

Esta es la gran visi√≥n de la oligarqu√≠a portuguesa: proyecto en Europa, o en una parte de Europa (necesariamente la parte m√°s rica), sus arreglos de poder en Portugal. Este "portugalizada" Europa funcionar√≠a as√≠ como el contexto en el que, en Portugal, un peque√Īo clic instalado en el estado y cada vez m√°s cerrado sobre s√≠ mismo siguen para alimentar a sus clientelas y disfrutar del poder en un pa√≠s en decadencia. No est√° mal pensado, y las pol√≠ticas del BCE, sin las cuales los intereses de la deuda ser√≠an al menos el doble, han alimentado la expectativa. Pero conviene probablemente que, adem√°s de Mario Draghi, miremos los votos y las manifestaciones en Alemania, Italia y Francia. Tal vez sea la escritura en la pared de este palacio imaginario.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *