Ansiedad en tiempos de Covid-19: ¬Ņdesaparecer√° despu√©s de la vacuna?





Durante Pandemia de COVID-19, sentiste que tu ansiedad ¬Ņaumentado? Si es as√≠, sepa que no est√° solo. El n√ļmero de personas con s√≠ntomas de ansiedad, depresi√≥n e insomnio pr√°cticamente se duplic√≥ durante el per√≠odo de cuarentena y aislamiento en Brasil. Por lo tanto, la vacuna promete volver a la normalidad. Pero, cuando recibamos la inmunizaci√≥n, ¬Ņrealmente estaremos libres de ansiedad? ¬ŅRecuperamos la salud mental?





Brasil ya era el pa√≠s m√°s ansioso del mundo antes de la pandemia: 8,6 millones de brasile√Īos padecen este trastorno, seg√ļn datos de la Organizaci√≥n Mundial de la Salud (OMS). Lo que hizo Covid-19 fue agravar la situaci√≥n. En abril y mayo, el t√©rmino ‚Äúinsomnio‚ÄĚ fue el m√°s buscado en Google. Adem√°s, las ventas de tranquilizantes, antidepresivos y estabilizadores del estado de √°nimo aumentaron en promedio un 80%.

Es decir, una vacuna ayuda, pero no devolver√° autom√°ticamente la salud de nuestra mente. Y sus efectos pueden tardar un tiempo en sentirse. ¬ŅC√≥mo es posible afirmar esto? Mirando al pasado. Si analizamos otras epidemias – SARS, H1N1, √Čbola, entre otras – notaremos que la cantidad de personas con s√≠ntomas de ansiedad y depresi√≥n aumenta a medida que se propagan las enfermedades. Y este escenario se mantiene, al menos, durante uno o dos a√Īos despu√©s de la fase aguda del brote.

Una forma sencilla de entender la ansiedad es pensar en ella como un sistema de alerta del cuerpo. Una alarma que emite el cuerpo para se√Īalar una amenaza desconocida en el medio ambiente. El problema es que, muchas veces, esta alarma suena en el momento equivocado o no se apaga, incluso despu√©s de que haya pasado el peligro. Y roba nuestra energ√≠a. Sufrimos y no podemos concentrarnos en otras cosas.

Tres causas aumentan nuestro nivel de ansiedad en este momento pandémico. El primero es el trauma. Muchas personas se enfermaron, pasaron días en la UCI o conocen a alguien que lo experimentó o incluso murió. Y eso puede dejar el circuito de alerta del cerebro activado mucho después del trauma.

La segunda razón está relacionada con una situación de incertidumbre. A nuestro cerebro no le gusta sentir que no tenemos un plan o control sobre lo que sucederá. La verdad es que realmente no tenemos control sobre diferentes cosas en el mundo, pero es importante tener la sensación de que algo está en nuestras manos.

Contin√ļa despu√©s de la publicidad





Y el tercero: un desequilibrio entre los factores que protegen nuestra mente y los que la estresan. Ejemplo de hábitos protectores: alimentación saludable, ejercicio físico, luz solar, conexión con las personas, sentido de propósito. Ejemplo de factores estresantes: peligro financiero e inestabilidad sanitaria.

La falta de factores protectores y el exceso de factores estresantes hace que el cuerpo produzca un exceso de adrenalina. Y entonces comienza la ansiedad, que trae s√≠ntomas y sensaciones como: palpitaciones, sibilancias, tensi√≥n muscular, piel sudorosa, pupila dilatada, temblores, intestinos sueltos, dolor de est√≥mago, reflujo, desconexi√≥n de la realidad‚Ķ Nuestra atenci√≥n est√° en un t√ļnel, enfocada en miedo de lo que pueda pasar. Sobrevaloramos este sentimiento y, con eso, dejamos de disfrutar de las cosas agradables.

La buena noticia es que existen herramientas para lidiar con la ansiedad (adem√°s del tema de la medicaci√≥n, por supuesto). Uno de los consejos m√°s importantes es no intentar expulsar la ansiedad de la mente. El secreto es cambiar el objetivo. Cuando se sienta ansioso, rep√≠tase a s√≠ mismo: ¬ęNo necesito hacer que la ansiedad desaparezca, sino invitar a la calma para que se siente¬Ľ. La ansiedad es como ese vecino molesto: cuanto m√°s intentas alejarla, m√°s toca el timbre de tu casa.

Adoptar una t√©cnica de respiraci√≥n que controle la adrenalina es otra t√°ctica valiosa. Si nunca lo ha hecho, comience con respiraciones m√°s simples. No te concentres en respirar profundamente si a√ļn no practicas esta t√©cnica a diario. Esto incluso puede provocarle m√°s ansiedad. Solo conc√©ntrate en dejar salir el aire lentamente, como si estuvieras soplando a trav√©s de una pajita, hasta que salga la √ļltima gota de aire. Esto ayuda a ¬ęrestablecer¬Ľ el ritmo de la respiraci√≥n, calma y le indica a su cuerpo que el ambiente est√° tranquilo.

Otra sugerencia: adoptar ‚ÄúLas cajas de pensamientos‚ÄĚ. Si tiene muchas preocupaciones, consiga papel y l√°piz y escriba todo lo que est√° pensando. Luego, separe sus pensamientos en dos casillas: la primera para lo que est√° sucediendo ahora y la segunda para lo que suceder√° en el futuro. Luego, imag√≠nese conectando la caja del futuro y establezca un tiempo para volver a abrirla. Hasta que llegue ese momento, no le importar√° la preocupaci√≥n futura.

Este es un método simple y, por sí solo, puede no hacer que la ansiedad desaparezca de inmediato. Pero puede empezar a activar el circuito de relajación y ayudarte a salir de esa bola de nieve que provoca la crisis de ansiedad, restaurando la calidad de vida y promoviendo un reequilibrio para la salud de la mente.

* Marco Antonio Abud es psiquiatra y fundador de Canal Sa√ļde da Mente

Contin√ļa despu√©s de la publicidad

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *