Angolanos o una amante. Las tesis "milagrosas" de los sospechosos del homicidio de Luis Grillo





Ajuste de cuentas o venganza de un marido traicionado? Rosa Grillo intentó defenderse de las sospechas. Parte de la cama que desapareció, el edredón usado en el transporte y otras pruebas recogidas juegan contra ella.





¿Y si fueron "unos angoleños" a matar a Luis Grillo? La cuestión fue planteada por la propia viuda del triatleta, como hipótesis para explicar la muerte del marido, en una de las versiones que presentó desde que fue detenida el pasado miércoles por sospechosas de ser la coautora del crimen. Contrariamente a tener cualquier implicación, Rosa Grilo contó una historia a los investigadores: antes de desaparecer, en julio, el triatleta, ingeniero informático y dueño de una empresa ligada al área, había hecho un negocio con "unos angoleños" que había "corrido mal". Esos hombres estaban, por tanto, muy insatisfechos-al punto de ser posible que hayan sido ellos a entrar en la casa para matar a Luis Grillo.

La tesis no convenció. Rosa Grilo, de 43 años, y Antonio Joaquim, de 42 años, el hombre con quien tendría una relación extraconjugal, acabaron siendo trasladados al Tribunal de Vila Franca de Xira el viernes para el primer interrogatorio judicial. No eligieron quedarse en silencio, a las que tendrían derecho, y respondieron durante varias horas a las preguntas de la jueza de instrucción Andreia Valadas. No se sabe exactamente qué respuestas dieron o se mantuvieron esa tesis que antes había sido presentada a los investigadores, pero el Observador constató que los dos sospechosos, que se encuentran ahora en prisión preventiva, volvieron a negar el escenario trazado por la investigación, que habla de un homicidio premeditado por razones sentimentales y financieras. Tendrán, por el contrario, presentado una versión "milagrosa" para lo que sucedió, dice fuente conocedora del proceso.

Rosa y Antonio Grilo Joaquim fueron interrogados en la Corte Judicial de Vila Franca de Xira (Foto: John Porfirio / Observador)

La estrategia, desde el punto de vista de los investigadores, ya no sería nueva. Incluso antes de ser detenida y de saber hasta que era sospechosa, Rosa Grillo, escuchada en calidad de testigo, fue dando supuestas sugerencias sobre una eventual doble pareja del marido, en un supuesto intento de conducir la investigación a un cuadro de crimen pasional no relacionado con ella. La viuda habrá hablado, por ejemplo, en la hipótesis de Luís Grillo tiene un caso extraconjugal, hablando hasta en una mujer de etnia gitana que vivía en la misma región. La idea sería desviar las atenciones y convencer a los investigadores de que era posible que el homicidio hubiera sido cometido por el marido de esa supuesta amante que, al descubrir la relación, decidió matar al triatleta. Aunque, en en la entrevista a la SIC, se ríe cuando le preguntaron si creía que era posible que su marido tuviera un secreto de género.

Entre los que conducen el proceso, se admite, por otra parte, que esa sería la tesis que Rosa Grilo y António Joaquim buscaron simular luego en el momento de crimen, sobre todo teniendo en cuenta la forma – y el local – en que el cuerpo fue encontrado. El cadáver de Luís Grilo fue dejado en el borde de una carretera de tierra batida, salida de un camino municipal, en Alcórrego, municipio de Avis. Estaba a sólo 17 kilómetros de Benavila, tierra donde viven familiares de la sospechosa. y donde ella y su marido pasaban fines de semana regulares, en una casa de familia. En la convicción de los investigadores, el plan inicial de los dos sospechosos puede haber sido llevar el cuerpo hasta esa casa, escenificar después el momento en que sería encontrado y apuntar en el sentido de la supuesta amante. Una cosa, sin embargo, habrá corrido mal en el recorrido y acabaron por decidir dejar el cadáver por el camino, de forma aparentemente atabalhoada: los pies llegaban prácticamente al límite de la carretera y los arbustos que lo rodeaban no eran lo suficientemente altos para ocultarlo. Bastó que un hombre allí pasara, por casualidad, a finales de agosto, para encontrarlo.

Pero si todo hubiera corrido como supuestamente planeado, la tesis tampoco se vengaría. La Policía Judicial cree haber reunido pruebas muy claras que apuntan sólo a un sentido: Luís Grilo fue muerto en casa, con un tiro en la cabeza, disparado por un arma registrada en nombre de Antonio Joaquín, que fue encontrada en las búsquedas. Más: fue muerto antes de las 7 de la mañana del 15 de julio (un día antes de que la mujer presentó una queja de la desaparición), cuando todavía estaba acostado en la cama y, probablemente, aún a dormir.

Además de los vestigios biológicos (como sangre) encontrados en el cuarto por los técnicos del Laboratorio de Policía Científica (a pesar de que los sospechosos supuestamente intentó eliminar todas las marcas del crimen), el Observador constató que otro elemento fue fundamental para trazar este escenario: fuente conocedora del proceso dice que faltaba "una parte de la cama" – uno sommier simple con un colchón encima – no dando detalles sobre qué parte sería esa, pero explicando que puede haber sido retirada precisamente para ocultar algún vestigio imposible de limpiar.

El cuerpo habrá sido, después, En el caso de que se trate de una persona, que se encontraría dentro de una caja abandonada, no muy lejos del lugar donde se dejó el cuerpo. La caja fue descubierta por otra persona que no el hombre que encontró el cadáver. En el transporte se ha utilizado también una alfombra que se encontró junto al cuerpo, como avanzó el Observador en ese momento.

El ajuste de las cuentas por negocios, la venganza de un marido traicionado o cualquier otra, es cierto que la versión presentada en el tribunal no convenció a la jueza de instrucción, que aplicó a ambos la medida de coacción máxima. El tribunal consideró que hay indicios muy fuertes contra los dos detenidos y que se reúnen todos los supuestos para la aplicación de la prisión preventiva: el peligro de fuga, el riesgo de pertubación de la investigación y la alarma social. La propia abogada de defensa -que no quiso revelar al Observador lo que ocurrió en los interrogatorios, pero dejó claro que cree que la tesis de la PJ no tiene sentido – admitió que, ante la forma en que se presentaron los elementos y el mediatismo del caso, esperaba que ambos quedaran detenidos.

Durante dos días, viernes y sábado, los sospechosos por la muerte del triatleta fueron identificados e interrogados sobre los indicios de homicidio calificado, profanación de cadáver y detención de arma prohibida. La jueza acabó por caer este último a Antonio Joaquim que, por ser oficial de justicia, tiene derecho a estar en posesión de un arma. El crimen se mantuvo en la acusación de Rosa Grilo (pese a que la pistola estaba registrada en nombre del coarguido) por considerarse que los dos actuaron juntos – lo que significa que, en algún momento, ambos estuvieron en posesión del arma, independientemente de quién disparó la bala que golpeó a la víctima.

la La viuda comenzó a escucharse alrededor de las 17.30 de viernes, casi cuatro horas después de llegar al tribunal-sin esposas y de cara destapada – seguida por el presunto amante. António Joaquim, ese sí esposado, traía una manzana en la mano e intentó tapar la cara con la camiseta que traía vestida.

A la hora a la que llegaron, ya el padre de Rosa Grilo se encontraba en la Praceta de la Justicia, en Vila Franca de Xira, con la esperanza de hablar con su hija. Le gritó los mensajes de apoyo. Rosa no podía responder, pero miró al padre, que cree en su inocencia. "Hija, mi amor, el padre está aquí", gritaba. Los trabajos terminaron por ser interrumpidos después de que se oyó sólo la sospechosa. Los dos detenidos dejaron el tribunal cerca de las 22.00 de la noche.

El sábado, volvieron a la corte, pocos minutos antes de las 9.30 y Antonio Joaquim comenzó a ser interrogado enseguida. La escena del día anterior se repitió: el padre de Rosa Grilo la llamó y le gritó mensajes de apoyo. Esta vez, la sospechosa miró y le mandó un beso, con la mano. Se volvieron a ver al final de los interrogatorios, ya la prisión preventiva había sido decretada. Cuando la mujer salió del Tribunal Judicial de Vila Franca de Xira, a las 16h00 en punto, escoltada por inspectores de la Policía Judicial, ya tenía esposas puestas. Miró varias veces a su padre, que desahogó:Nunca pensé ver a una hija mi esposo ".

Entre los que esperaban a la puerta del tribunal, la medida de coacción máxima ya era esperada. Y aun la abogada de los dos sospechosos no se sorprendió. Tânia Reis no está de acuerdo con la decisión. Dice, además, que podría haber sido aplicada, al menos, el arresto domiciliario a Rosa Grilo. Vaya más lejos en el caso de Antonio Joaquim, entiendo que podría haber sido liberado. Sin embargo, ya "Estaba esperando que, por ahora, fuera ésta la decisión tomada. Es normal atendiendo a la prueba indiciaria ya todo este mediatismo. "Hay una determinada presión ante el tribunal, ya que está siendo un caso bastante mediático, bastante hablado, y atendiendo al lapso de tiempo que transcurrió entre el" desaparición del señor Luís Grilo y hasta encontrarse su cuerpo ", aclaró, a la salida del tribunal, y en declaraciones a los periodistas.

La decisión, por lo tanto, ya está tomada: va a recurrir la decisión, a la espera de que los jueces desembargadores opten por medidas más leves. El recurso ha de entrar en el Tribunal de la relación en las próximas semanas.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *