& # 039; Añez usa la presidencia interina como trampolín & # 039; dice el ex presidente de Bolivia





Cuando Jeanine Añez asumió la presidencia de Bolivia el 12 de noviembre de 2019, Jorge Quiroga fue uno de sus principales pilares de apoyo.





En ese momento, el ex presidente recibió una tarea informal: revelar que la transición en el país, realizada a través de una maniobra controvertida, había sido un proceso legal y constitucional.

Sin embargo, cuando Añez declaró que sería candidata en las nuevas elecciones, programadas para el 3 de mayo, Quiroga, de 60 años, se alejó del presidente. «Estaba decepcionado. Le prometió a todo el país que no haría esto y, por lo tanto, le quitó la legitimidad al proceso de transición institucional que habíamos estado defendiendo», dijo a la Hoja, por teléfono.

«Añez está usando la presidencia interina como un trampolín».

Primero, dejó el gobierno y siguió abogando por la reforma política que evitaría la reelección. Luego, se lanzó como candidato, como ya lo había hecho en 2005 y en 2014.

«No quería postular el año pasado porque las elecciones, en mi opinión, eran ilegales. Si Evo Morales iba a postularse para un cuarto mandato, en contra de la Constitución, no podría ser parte de la competencia», dice.

«Ahora es diferente. Me preocupa la radicalización del MAS [Movimento ao Socialismo, partido de Evo] y lo que el presidente puede hacer en una campaña electoral en la que ella también es la presidenta interina «.





Ingeniero, con títulos universitarios y de posgrado en la Universidad de Texas (EE. UU.), Quiroga está lejos de ser un novato. Fue elegido vicepresidente en 1997 con la multa de Hugo Banzer, quien había gobernado el país dictatorialmente, después de liderar un golpe de estado en la década de 1970.

Cuando Banzer tuvo que renunciar después de recibir un diagnóstico de cáncer, Quiroga asumió la presidencia.

Hoy, el candidato que se define a sí mismo como un demócrata de derecha, dice que sus prioridades, en caso de ser elegido, serán «la recuperación de la economía y la reconstrucción de la institucionalidad del país».

Para él, Evo ya había gastado los fondos del país con miedo desde que el precio del petróleo comenzó a caer. Ahora, «Añez tiene miedo de hacer ajustes porque necesita ganar las elecciones y no puede tomar medidas impopulares».

«Entonces, iremos al hoyo».

Quiroga propone diversificar las exportaciones, centradas en el gas y el petróleo, e intensificar la explotación de litio, en la que Bolivia es fuerte.

Uno de los obstáculos para su llegada a la Presidencia es común a los competidores de su espectro ideológico.

Si bien MAS reúne a fuerzas progresistas, sindicales e indígenas en una sola aplicación, las otras opciones parecen fragmentadas.

Pocos subtítulos superan el 10% de las intenciones de voto en un país donde las encuestas no son confiables. Quiroga ve la formación de una sola placa como difícil, porque hay candidatos con perfiles muy diferentes.

Uno de ellos, tercer lugar en las elecciones canceladas en octubre pasado, es el pastor evangélico surcoreano Chi Hyun Chung, quien está en contra de las pautas progresivas.

Católico, Quiroga argumenta que «los valores morales del presidente no deben prevalecer en sus decisiones». «Si el Congreso aprobara el aborto, lo validaría. Nunca vetaría, a pesar de estar en contra, personalmente».

Añez, por otro lado, ya ha demostrado que gobierna «con la Biblia», cuando la levantó al ingresar al palacio presidencial, el día de su toma de posesión.

«Fue otro error», dice Quiroga, «Bolivia es un estado multicultural, debemos tener políticas que nos integren, no nos dividan».

Además de ellos, también está Luis Fernando Camacho, un líder cívico en Santa Cruz de la Sierra, en la escena electoral, otro que estaba decepcionado con Añez. Quiroga no ve la posibilidad de una asociación debido a la falta de experiencia política de Camacho y una evaluación de que no estaría a la altura del trabajo.

En el área de seguridad, Quiroga tiene una vista más rígida. Aboga por la reforma de la prisión y el aumento de las penas. Cuando se le preguntó sobre la alta tasa de violencia contra las mujeres (Bolivia es el país sudamericano con la cifra más alta), quiere aumentar las penas por este tipo de delitos, crear factores agravantes y dificultar que las personas que cometen actos de violencia contra ellas abandonen por buen comportamiento. la mujer.

En los últimos días, Quiroga ha criticado los movimientos de Evo, quien ha vivido en Buenos Aires durante dos meses como refugiado, pero viajó a Cuba temprano el lunes (10). Según su oficina de prensa, el ex presidente fue a La Habana por razones de salud.

Quiroga dice que no cree en la justificación del viaje. «Creo que se estaba convirtiendo en una persona tóxica para el gobierno de Alberto Fernández, convirtiéndose en un huésped incómodo cuando Argentina comenzará a negociar su deuda con el FMI [Fundo Monetário Internacional]. Además, en Cuba lo que hace estará más encubierto, ya que no habrá mucha atención de los medios. Tienes que estar atento «.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *