Análisis Anthem (Xbox One)









Fue en la E3 de 2017 que EA mostró por primera vez al público su nuevo IP, Anthem, el nuevo juego producido por las mentes creativas de BioWare y que prometía ser la redención ante sus fans tras las inmensas críticas negativas de que la compañía fue blanco tras el lanzamiento conturbado de Mass Effect: Andromeda.

El Pplware ya tuvo la oportunidad de experimentar Anthem y …

Lo que fue presentado en esa E3 prometía inmenso. Fue posible vislumbrar un mundo vivo, lleno de color y repleto de oportunidades de interacción con el ambiente, con batallas épicas donde los jugadores tendrían que cooperar unos con otros para superar las adversidades y luego recompensados ​​con mejor loot. Si esto os está sonando la familia es porque estamos ante el mismo concepto de otros juegos exitosos ante la comunidad gamer, estoy hablando obviamente de Destiny y de The Division.

Finalmente tuvimos la oportunidad de poner las manos en Anthem, vestir nuestro javelin y explorar el nuevo universo creado por BioWare. En el caso de que se produzca un cambio en la calidad del producto,





En un planeta lejano, poblado por la raza humana existe una nación llamada Bastión. Las ciudades que componen esta nación son defendidas por una especie de mercenarios, apodos de Freelancers. Estos están equipados con armaduras especiales, llamadas javelin y que confieren diferentes habilidades, siendo las más obvias la resistencia a daños físicos y la capacidad de volar / planar.

El planeta posee características únicas, dejadas por seres de otra raza, los Shapers. Una de ellas, y la más importante para el desarrollo de la historia, es una reliquia con un poder inigualable llamado de Anthem of Creation. El poder de esta reliquia atrae la atención de los Dominion, una facción de humanos que cree en el orden a través del uso de la fuerza, siendo uno de los principales enemigos en el juego.

Esta reliquia es responsable de eventos destructivos por todo el planeta, como es posible confirmar en el primer contacto que tenemos con nuestro personaje, donde, junto con otros Freelancers, van a enfrentar a los titanes, seres enormes, con gran poder destructivo y que de alguna forma son convocados por el Anthem.

Nuestra jornada comienza precisamente después del fracaso de esta misión, que resultará en una desconfianza por parte de la población de Bastión con los Freelancers, lo que da lugar a una escasez en la búsqueda de sus servicios, llevándolos a aceptar cualquier tipo de trabajo.

Por norma la complejidad de la historia, la narrativa con diferentes desenlaces y personajes carismáticos suelen ser los puntos altos de los juegos de BioWare.

Desafortunadamente ese no es el caso en Anthem. Cuesta creer que esta es la misma compañía que nos dio la misma historia y los mismos personajes de la trilogía original de Mass Effect y de Star Wars: KOTOR. Fácilmente nos olvidamos de los motivos para cierto desenrollar de la historia, y no ayuda el hecho de que los personajes que vamos a encontrar sean del más desinteresado y genérico que BioWare ya creó.

El juego es sin duda el mejor elemento del juego. Es fantástico y admirable la naturalidad con que nos adaptamos a la verticalidad en el combate ya la navegación con recurso a los propulsores existentes en los javelins, uno de los puntos más enfocados durante las demostraciones que se han mostrado.

Los elementos de RPG de Anthem son los tradicionales ya encontrados en otros juegos. Tenemos un nivel para nuestro personaje, que empieza en el nivel 1 y que va creciendo conforme se va adquiriendo experiencia a través de las diferentes actividades posibles de realizar en el juego, hasta un máximo, que a la fecha de este análisis es el nivel 30.

Con el aumento del nivel vamos a desbloquear ranuras, estas sirven para equipar más componentes para aumentar los atributos de combate de nuestro personaje, consumibles para aumentar temporalmente atributos y claro, para equipar más armas. Estos tienen un nivel de rareza, que va del tipo común hasta el tipo legendario, el más apetecible y más poderoso.

La armadura que usamos en la exploración y combate tiene el nombre de javelin y existen en cuatro tipos distintos, cada uno con características únicas de los demás. El primero con que comenzamos el juego es el tipo Ranger, equilibrado en todos los sentidos, en el ataque, en la defensa y también en la movilidad donde el ataque especial es el lanzamiento de una serie de misiles con gran poder destructivo. Otro tipo de javelin es el Colossus, el más lento, pero más resistente, el único con la capacidad de transportar las armas "pesadas" y con un ataque especial similar al del Ranger.

El más ágil y rápido es el javelin Interceptor, cuya principal especialidad es combate cuerpo a cuerpo, con habilidad especial de ataques rápidos y de invulnerabilidad momentánea. El último tipo de javelin, y el favorito en mi playthrough, es el Storm, que usa poderes elementales, como hielo, rayos y fuego, con un poder especial que combina la utilización de todos los elementos para causar enormes cantidades de daño a los enemigos.

Las armas son las típicas de un juego del mismo género. Tenemos ametralladoras, cucharas, snipers, lanzadores de granadas, etc. La responsabilidad y el sentimiento de las armas es bastante bueno, pero desafortunadamente el diseño de las mismas está desprovisto de cualquier imaginación cuando se compara con el fantástico diseño de los javelin.

Hay diferentes tipos de misiones, posibles de hacer con hasta tres amigos Freelancers, o si prefieren solos. Jugar las misiones de la historia es esencial para desbloquear las misiones de Stronghold, que se consideran el end game de Anthem. Estas son las más difíciles, con diferentes objetivos y las que confieren mejor loot después de haber concluido. Hay siempre las misiones secundarias que son extremadamente repetitivas, como eliminar un determinado tipo de enemigos o guardar una zona durante un cierto tiempo.

El motor de juego de Anthem es el Frostbite Engine, como ya viene siendo habitual en los juegos de EA y como ya había sido utilizado también en Mass Effect: Andromeda. Los visuales son bastante buenos, a pesar de no llegar al nivel de lo que fue presentado durante la E3. Es una práctica bastante deshonesta y que sólo retira la confianza de los jugadores en las compañías.

Técnicamente presenta algunas fallas, especialmente a nivel de frame rate, que ocasionalmente parece caminar un poco por debajo de los 30 FPS durante la jugabilidad y con más frecuencia durante las cinemáticas.

veredicto:

A pesar de todo, tenemos que considerar que estamos ante un buen juego, que fue colocado en un pedestal bien alto por culpa de la propia EA. Anthem tiene espacio para crecer si BioWare sabe proporcionar buen contenido adicional y de forma gratuita, ya que en términos de juego es bastante bueno y único.

himno

pros

  • Jugabilidad con los javelin
  • Misiones stronghold promueven la cooperación

contras

  • Historia y personaje esquiables
  • Framerate inconstante

Ana Gomez

Ana Gómez. Nació en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios años. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. También me considero una Geek, amante de la tecnología los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *