Ana Leal y el voyeurismo transvestido de periodismo


El 10 de enero la TVI pasó un reportaje de la periodista Ana Leal (AL) que, según ella misma, revelaba un grupo secreto, constituido por psicólogos, psiquiatras y sacerdotes, que quería curar a los homosexuales a través de terapias de conversión.


Lamentablemente sólo había una psicóloga, un sacerdote y ningún psiquiatra. Peor, no había ninguna terapias de conversión o conversaciones sobre "curas". En el fondo el reportaje consistía en la grabación, encubierta y no autorizada, de consultas de un hombre adulto con la psicóloga María José Vilaça (MJV) y de reuniones de un grupo de apoyo pastoral de la Iglesia Católica a homosexuales. En cuanto al secretismo, también era inexistente, ya que MJV no dijo en esas grabaciones disimuladas nada que no haya dicho públicamente, así como el sacerdote filmado tampoco dijo nada diferente de lo que la Iglesia afirma públicamente. En el fondo el reportaje tenía un único fin: el linchamiento público de MJV.

Durante todo el reportaje es posible escuchar a la periodista a insistir con "Carlos" (el reportero anónimo, que nunca es revelado, a diferencia de la psicóloga por él espía, supongo que para salvaguardar las consecuencias legales de sus acciones) para hablar sobre las terapias de conversión y sobre sanación, pero sin gran éxito ya que de hecho tales términos sólo existían en la cabeza de la periodista. Por otra parte, debía quedar para los anales de la falta de cultura de los periodistas el momento, en el debate que siguió al reportaje, en el que la autora del reportaje, al oír MJV a negar que practique terapias de conversión, afirmar "pero la doctora habla varias veces de conversión ". Por los visados ​​AL cree que cuando en una reunión de católicos se habla de conversión se está hablando en cualquier terapia y no del arrepentimiento y acto de fe en Dios. Si hubiera sido mejor mandar espiar una catequesis de niños, siempre evitaba hacer tales figuras en directo en la televisión!


Pero todas estas cosas, no importa lo mal que son y por mucho que decir sobre el periodismo en el estado en Portugal, no estaría sujeta a una cantidad suficiente escándalo. Lo que fue realmente grave en el reportaje de AL fue consistir básicamente en grabaciones encubiertas, sin autorización de sus actores.

Es de una enorme gravedad que una periodista monte una "emboscada" a una psicóloga. ¿Qué película sesiones de terapia y que las divulgue. Es muy grave que una periodista manda a alguien infiltrarse en un grupo de apoyo espiritual (que insistió mentirosamente en llamar terapia) y exhiba públicamente (sin ningún cuidado en distorsionar voces por ejemplo) las conversaciones que se han tenido en ese grupo. Es extremadamente grave que una periodista manda grabar una conversación entre un sacerdote y alguien que supuestamente buscaba orientación espiritual.

El "reportaje" de AL viola de manera clara el derecho a la imagen, la reserva de la vida privada, el libre ejercicio de la profesión y el libre ejercicio de religión. Se rompe el lazo de confianza entre profesionales de salud y pacientes (que a partir de ahora ya no saben cuándo serán filmados y exhibidos en formato inquisitorial en TVI). Se rompe la confianza que las personas que buscan apoyo espiritual en grupo tienen en el anonimato de ese apoyo (no saben cuándo la AL decidirá que forman parte de un "grupo secreto" y filmar sus encuentros). Se rompe el secreto que se espera en la orientación espiritual con un sacerdote (que a partir de ahora tendrá que pensar dos veces en lo que dice y de cómo se expone no vaya a TVI a decidir que necesita nuevamente de audiencias!).

El reportaje de AL viola de manera clara los deberes deontológicos de un periodista (ver artículo 14 del Estatuto del Periodista) y TVI viola claramente la Ley de la Televisión al exhibirla. AL tiene todo el derecho a discrepar de MJV y de la Iglesia Católica en la visión de la homosexualidad. No tiene el derecho de violar la privacidad de las personas en nombre de su ideología. Me parece que la ERC y la CCPJ intervenir con claridad y dureza. De lo contrario, nos enteramos de que el periodismo en Portugal vale todo, incluso la violación de la ley y la ética.

jurista


Noticia publicada por...

Nacho Vega
Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Sé el primero en comentar en "Ana Leal y el voyeurismo transvestido de periodismo"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*