«Alentejo da minh’alma»









La crisis que desató (y aún hace) el virus Covid-19 nos obligó a adaptarnos a una nueva realidad.

Al principio, y durante la primera ola, por razones que aquí no importan, me encontré cumpliendo los meses de aislamiento que me pasaron en el Alentejo, en mi tierra natal, Alvito. Estaba lejos de imaginarme que, durante muchos meses, el virus no entraría, para nuestro deleite. Me quedé en casa, con raras excepciones, como la mayoría de los portugueses cuya profesión y condiciones les permitían hacerlo.

Las pocas veces que salí de casa para tomar aire fresco y caminar para adormecer mi cuerpo terminé saliendo al campo. En mis paseos, aunque no me distraía, noté muy concretamente un cambio en el paisaje, ahora con una inmensa plantación de nuevos árboles, pequeños y casi sin espacio entre ellos.

Por lo que aprendí, la inversión más reciente en la zona, que ya es común en todo el Alentejo, fue realizada esencialmente por empresas no portuguesas que apostaron por los almendros y olivos. Todo esto sería genial si no implicara una producción intensiva que trae consigo muchos problemas, algunos de los cuales ya los conocemos hoy, otros que solo el futuro revelará.

Este tema no es nuevo, incluso existen algunos proyectos científicos que estudian las implicaciones que, en los últimos años, ha venido teniendo este tipo de enfoque productivo tanto en el territorio y las poblaciones, como en los trabajadores. También sé que hay diferentes enfoques sobre el tema. Si algunos afirman que estas culturas ayudan al desarrollo local, hay otros que cuestionan estas mismas intenciones, por lo que se deben buscar alternativas de desarrollo en la región.

Dejando de lado las perspectivas ideológicas y de partidos políticos, cuando nos enfrentamos a esta realidad sobre el terreno, entendemos mejor cómo se está produciendo el cambio en este territorio en particular. Para mí, nacido y criado en el Alentejo no urbano, me parece que este camino no es deseable.





Las desigualdades del país, en los más variados niveles, como he mencionado aquí varias veces, no parecen estar disminuyendo con la intención de dejar este territorio a «Dios lo dará». Los entes locales y regionales parecen incapaces de combatir esta realidad. Y pregunto por qué.

Lo obvio, a “simple vista”, será la falta de reinversión de lo que se supone es el beneficio de este tipo de agricultura intensiva, teniendo en cuenta los problemas ya conocidos (pero ignorados) relacionados con el trabajo, con trabajadores trabajando demasiadas horas. y en condiciones indignas e injustas, muchos de los cuales se encuentran lejos de sus países de origen, pronto estarán aún más desprotegidos.

Me gustaría saber si hay algún valor añadido, incluso en términos de empleo local, de fijar una nueva población. Y si es así, ¿vale la pena en el cálculo de coste-beneficio cuando cuestionamos la biodiversidad de un territorio? Nadie creerá que los pesticidas y fertilizantes que se utilizan en la producción intensiva son buenos para el medio ambiente, la flora y la fauna y, en última instancia, para las personas que viven en la región.

Hace un tiempo, aparecieron reportajes en diversos canales de televisión, poniendo en tela de juicio la supervivencia de las aves ante la recolección mecánica nocturna de aceitunas en olivares intensivos, que vuelve a poner en riesgo el equilibrio del ecosistema. Hace unos días, la noticia de la destrucción de un tapir en una granja cerca de Évora estaba causando sururu. Pero, ¿qué se está haciendo para combatir y / o mitigar estas acciones? ¿Cómo estamos previniendo estas afrentas a nuestro medio ambiente y nuestra cultura? ¿Qué estamos haciendo para que puedan revertirse y corregirse?

En tiempos difíciles de pandemia, la consecuente crisis económica, el interior del país, este Alentejo da minh’alma, será aún más olvidado. Me temo que todo lo que hace fascinante esta región, no solo para los que allí nacieron, sino para quienes la visitan, además del alma de la población y la gastronomía, y los paisajes de viejos alcornoques y encinas, se convierta en justo y solo un espejismo de un tiempo de larga duración.

En un momento en el que el mundo occidental se centra en el medio ambiente y la supervivencia del ser humano en el “regreso a las raíces”, la búsqueda de lo local, donde los resistentes que permanecieron en el territorio olvidado luchan por conservar los productos tradicionales, por tener los suyos propios. negocios y ganarse la vida, dar la espalda a este desafío no puede ser una solución. Se usa para decir “buena precaución antes que mal arrepentimiento” o “precauciones y los caldos de pollo nunca hacen daño a nadie”, y, yo, las advertencias veo pocas o ninguna.

El autor escribe según la ortografía antigua.

Ana Gomez

Ana Gómez. Nació en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios años. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. También me considero una Geek, amante de la tecnología los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *