Ahorrar energía también forma parte de la gestión, incluso donde menos se espera


Cuando se trata de gestionar un presupuesto, sea cual sea el tipo, el principal objetivo es cortar en las rúbricas superfluas y llegar al final del año con el balance más positivo posible. Según el Eurostat, Portugal es el sexto país de Europa con la electricidad más cara y esta rúbrica es muy relevante para la competitividad de las empresas en Portugal sino también en Europa.


Muchas veces, principalmente cuando se trata de micro, pequeñas y medianas empresas, se mira a la cuenta de energía como un bien esencial. Y es, pero puede ser reducido sustancialmente, en cerca de 90 por ciento, al adoptar algunas medidas básicas.


Como es obvio, además de los tradicionales consejos en apagar los aparatos de la cadena, que no siempre es práctico o viable (a pesar de que existen opciones que garantizan un mayor ahorro de energía y compensar inversiones más altas a medio plazo), se olvidan detalles como las iluminaciones de emergencia.

Tenga especial cuidado las iluminaciones que se encienden durante más horas. En el caso de las iluminaciones de emergencia, en algunos casos, están conectadas 24 horas al día. Y es en ellas que debe intervenir más rápidamente.

El objetivo no pasa por eliminar estas iluminaciones. Al final, son cruciales para mantener a todas las personas seguras, pero antes hacer un cambio para las iluminaciones más eficientes. Hoy en día, al sustituir las tradicionales iluminaciones de lámparas fluorescentes para bloques autónomos LED, es posible reducir la factura de energía (sólo con esta rúbrica) de un consumo de 12 W o 14 W por hora, por cada bloque, a 2.6 W o 4.35 W (dependiendo de la cantidad de luz que necesita).

Cuando se trata de una empresa con alguna dimensión, probablemente, ya ha mirado las iluminaciones de techo (y hasta ha cambiado a LED) pero se ha olvidado de aquellos pequeños bloques que parecen inofensivos y que, para cambiar, implican alguna inversión, ya sea en material o en mano de obra.

Pero, si hace las cuentas, verá que, cada bloque de los tradicionales (los típicos con dos lámparas fluorescentes) que consumen un promedio de 12 o 14 W hora, implican un gasto de cerca de 17.33 euros por año por cada bloque, si el costo de energía es de 0.16 euros KWh. Ahora, es hacer las cuentas al número de bloques.

En cualquier caso, la medida tradicionalmente indicativa, en lo que se refiere al cambio de luces normales de LED, representa un ahorro que ronda el 90%. Esto para mantener una iluminación equivalente. Sin embargo, la tecnología LED permite, hoy en día, una gama variada de modelos y lo que conviene buscar, es el número de Lúmenes. Es decir, puede adquirir una lámpara de 4W que emite más Lúmenes que una de 5W, por ejemplo. Menos consumo, más luz.

Tenga especial cuidado las iluminaciones que se encienden durante más horas. En el caso de las iluminaciones de emergencia, en algunos casos, están conectadas 24 horas al día. Y es en ellas que debe intervenir más rápidamente.

Incluso a nivel residencial, donde estas luces de emergencia a pesar de no ser obligatorias en edificios de hasta 9 pisos por encima del suelo y 3 debajo del suelo, son aconsejables, como otras medidas de protección contra incendios. Y en los edificios más recientes los condominios acaban por encontrarse con facturas de energía elevadas. Tomando como ejemplo un edificio con ocho pisos más 3 pisos de garaje, con un número de 55 bloques autónomos, en los modelos tradicionales, el costo anual con energía ronda los 950 euros. Al sustituir para LED esta rúbrica va a bajar a unos 160 euros anuales. Y con la ventaja de poder consumir menos pues existen bloques que permiten estar mantenidos sólo al 10% o 50% o hasta apagados, y apenas encienden al máximo consumo cuando hay un fallo en la energía.

Probablemente, en la mayor parte de las oficinas esta es una rúbrica que ni siquiera tiene gran interés, pues el edificio es alquilado y cabrá al señorío la responsabilidad de la factura. Pero ahorrar energía no se trata sólo de ahorrar la cartera. Es también una forma de ahorrar el medio ambiente y las emisiones de CO2.

Básicamente, conviene siempre mirar los consumos de los aparatos eléctricos, ya sean una lámpara, un teléfono, una computadora, una impresora … Muchas veces, más vale invertir un poco más al principio y recuperar la diferencia para el equipo más barato en media una docena de meses, que pasar una fortuna en energía durante el período de vida del aparato.


Noticia publicada por...

Nacho Vega
Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Sé el primero en comentar en "Ahorrar energía también forma parte de la gestión, incluso donde menos se espera"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*