Ahora es con Bolsonaro





En su √ļnica visita a Brasil, en 1994, la ex primera ministra Margaret Thatcher justific√≥ el ep√≠teto de Dama de Hierro. "Madame Thatcher, convencida de la relevancia del legado dejado para su pa√≠s y el mundo, clav√≥ frases que marcaron su c√©lebre pasaje por el pa√≠s:" Me parece bien claro que Brasil no tuvo todav√≠a un buen gobierno, capaz de actuar sobre la base de principios, en la defensa de la libertad, bajo el imperio de la ley y con una administraci√≥n profesional ", dijo para una selecta platea de pol√≠ticos y empresarios en S√£o Paulo.





Pasados ‚Äč‚Äčcasi 25 a√Īos, la gobernanza del Estado brasile√Īo parece estacionada en la misma coyuntura tr√°gica diagnosticada por Thatcher. Esto hace que el gran desaf√≠o de Bolsonaro sea reestructurar el pa√≠s, al mismo tiempo que administra la m√°s grave crisis econ√≥mica de la historia. En cierta medida, situaci√≥n similar a aquella dejada por los laboristas ingleses en 1979, cuando asumi√≥ el cargo de primera ministra: un pa√≠s destrozado por la incompetencia de las mentes imprudentes socialistas.

Sin embargo, a depender de los adversarios, Bolsonaro no tendrá vida fácil en la presidencia. Por sí mismo, recolocar a Brasil en los caminos del desarrollo económico y social después de la tragedia lulopetista requerir esfuerzo redoblado. El sabotaje por el estamento burocrático encastillado en el poder para mantener privilegios ensanchó un poco más la misión de Bolsonaro. En un verdadero salve quien pueda, mucha cáscara de plátano fue lanzada en el camino para desestabilizar el futuro gobierno.

Las parejas del Supremo Tribunal Federal (STF) fueron tratadas en el √ļltimo art√≠culo de este escribi√≥, publicado en este Observador. En la v√≠spera del receso del Poder Judicial, un ministro del STF liber√≥ el reajuste de los salarios de los servidores federales. La benevolencia presiona en R $ 4,7 mil millones el ya deficitario presupuesto de la Uni√≥n. Sin embargo, el Legislativo y el Ejecutivo no dejaron por menos, cada uno dio su contribuci√≥n, en favor de los intereses de sus miembros y contra Brasil.

En el Congreso, una serie de bombas fiscales fueron armadas. Una clara demostraci√≥n de que el mandato popular se convierte en extensi√≥n de negocios particulares de pol√≠ticos malintencionados. Las propuestas aprobadas o que avanzaron en el Legislativo suman un impacto de R $ 259 mil millones en los pr√≥ximos cuatro a√Īos.

La mayor obscenidad, sin embargo, qued√≥ por cuenta del propio presidente de la C√°mara de Diputados. En el ejercicio de la Presidencia de la Rep√ļblica, durante el viaje de Michel Temer, Rodrigo Maia aprovech√≥ para aclamar a los alcaldes, en busca de apoyo para renovar su mandato al mando de la Casa. En una cantera, sancion√≥ un proyecto que flexibiliza la Ley de Responsabilidad Fiscal. En otras palabras, el gesto traslapado de Maia liber√≥ de castigo a los municipios que pasan del l√≠mite con gasto de personal.

De regreso por la puerta de los fondos del Palacio del Planalto – Michel Temer est√° siendo denunciado por la Fiscal√≠a General por corrupci√≥n y lavado de dinero -, el jefe del Ejecutivo no dej√≥ de hacer la alegr√≠a de los que viven de facilidades con el dinero p√ļblico. Entre otras inmoralidades, nombr√≥ para directivos de agencias reguladoras del pa√≠s apaniguados pol√≠ticos que no pudieron reelegirse. El conocimiento t√©cnico y la formaci√≥n universitaria, requisitos para ocupar el cargo, fueron ignorados. Importaba incluso era proteger a los aliados de la intemperie.





En el apagar de las luces de su insano gobierno, Temer justific√≥ por qu√© fue dos veces vicepresidente de Rousseff y cre√≥ otra estatal. NAV Brasil Servicios de Navegaci√≥n A√©rea S.A. se une a otras 418 empresas controladas directa o indirectamente por la Uni√≥n, Estados o municipios. Orgullosamente, Brasil tiene el mayor n√ļmero de estatales del mundo. Incluso con el pa√≠s ostentando √≠ndices negativos en varios graduaciones, Temer sali√≥ de escena derrochando autoconfianza. ¬ŅO ser√≠a hipocres√≠a?

Un solo presidente a inaugurar conmemoraci√≥n a√ļn durante el mandato, Temer se apresur√≥ en no permitir que su nombre caiga en el olvido. Ciertamente, un esfuerzo innecesario. Temer ser√° recordado, y mucho, pero no por sus hechos memorables. El presidente m√°s rechazado de la historia del pa√≠s ser√° evocado siempre por haberse apelecido ante la oportunidad perdida de iniciar reformas profundas. De la misma forma, ser√° recordado cuando sus procesos en la Justicia ganen celeridad con la p√©rdida del foro privilegiado.

Sin embargo, el esfuerzo del Ejecutivo de obstaculizar al gobierno Bolsonaro parece haber sido en vano. El nuevo presidente determin√≥ a su equipo revisar todas las medidas practicadas en los √ļltimos dos meses del mandato de Temer. En los primeros diez d√≠as, una operaci√≥n peine-fina verificar√° si los actos est√°n de acuerdo con los compromisos del gobierno de Bols√≥n. Sin embargo, de inmediato, poco o casi nada se puede hacer en relaci√≥n con los hechos del Legislativo y del Poder Judicial.

Se ha hecho mucho para sabotear el gobierno que se inicia. Pero lo que realmente ha incomodado al clan Bolsonaro es la a√ļn no explicada movimiento financiero incompatible con los rendimientos del ex asesor parlamentario de uno de los hijos del presidente. La turbulencia puso fin al cielo de brigadier en el que Bolsonaro paseaba sobre sus adversarios.

El imbróglio remite a una práctica ilegal, pero ordinaria, de repaso a políticos de parte del salario de los funcionarios de gabinetes. En el PT de Lula da Silva, el "diezmo" es norma programática. Sus políticos aparecen en la parte superior de la lista con movimientos millonarios. Sin embargo, Bolsonaro fue elegido bajo el mantra de limpieza de la suciedad en la que el PT y sus aliados chiquilaron Brasil. El caso debe ser constatado, y la ilegalidad, castigada, da a quien duele.

En ausencia de la voluntad de la mayor√≠a de los representantes de su clase pol√≠tica, Brasil que el capit√°n reformado del Ej√©rcito va a gobernar es ciertamente un pa√≠s diferente. Vio floreciendo combativas liderazgos liberales capaces de provocar un debate alternativo a la un√≠sima narrativa progresista que domin√≥ la pol√≠tica brasile√Īa en las √ļltimas cinco d√©cadas. M√°s importante, el avance de la ciudadan√≠a hace que cada vez m√°s personas tengan claridad de sus derechos y deberes y asuman protagonismo en la sociedad civil.

En el momento en que los brasile√Īos se despidan de un largo ciclo de gobiernos progresistas, responsables de conducir al pa√≠s a la bancarrota moral y material, recordar el ejemplo de Margaret Thatcher es ejercicio prof√≠cuo. Obstinada e implacable en sus prop√≥sitos, hizo de la austeridad, de la creencia en las instituciones del Estado y de la valorizaci√≥n del individuo c√°nones para recuperar a Inglaterra, asolada por el laborismo fiel al delirio socialista.

Margaret Thatcher revolucion√≥ su pa√≠s e inscribi√≥ su nombre en el rol de los l√≠deres mundiales m√°s importantes. ¬ŅConseguir√° a Bolsonaro transformar el caos en orden y progreso? Mientras el horizonte no se revela, recordemos una vez m√°s madame Thatcher: "Brasil es el pa√≠s del futuro, pero para ello hay que decidir que el futuro es ma√Īana. Y, como bien saben, esto significa que las decisiones dif√≠ciles tienen que ser tomadas hoy ".

Periodista y doctorado candidato en Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales en el Instituto de Estudios Políticos de la Universidad Católica Portuguesa. Busca los desafíos del multilateralismo liberal en el presente contexto de transformación del orden mundial.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *