Adiós foice y martillo, hola búsqueda-polos y alicate





Queda mi sugerencia para el PCP actualizar su símbolo en términos de herramientas de trabajo. Se fue la hoz y el martillo porque la lucha de los trabajadores agrícolas e industriales es muy rota, sí señor, pero por estos días el trabajo que el PCP más valoriza es el trabajo de los electricistas. Más precisamente del electricista yerno de Jerónimo de Sousa. O mejor, el individuo es solo yerno del secretario general del PCP, ni siquiera es electricista. Lo que además justifica los miles de euros por cambiar media docena de lámparas y casquillos: entonces si el hombre no percibe nada de electricidad, está sujeto a llevar hacia allá algún estiramiento. Por supuesto que tiene que cobrar fuerte y feo, este Cristiano Ronaldo de los golpes.





El presidente de la Cámara de Loures, Bernardino Soares, justificó las cantidades pagadas diciendo que estos "son los precios del mercado". Como quien dice: "La Cámara a hacer contratos ruinosos? No, la mano invisible es que os va al bolsillo. No se quejen. "Yo ando desde 2003 diciendo que Corea del Norte es una democracia óptima, nadie me oye y luego se admira". Jerónimo de Sousa dijo a TVI que "no se usa la familia como arma de lanzamiento para quien sea". Claro que no. Hasta porque debía salir carísimo: si usar sólo un familiar del secretario general del PCP como electricista cuesta lo que cuesta, ni me imagino cuánto costaría utilizar a la familia entera como arma de lanzamiento.

Sin embargo este episodio ya dio origen a una anécdota, muy desagradable, que circula allá afuera. Creo que sí, pero yo soy malo en contar chistes: ¿Cuántas portuguesa se necesitan para cambiar una bombilla? Todos. El secretario general del PCP para elegir al alcalde de Loures; el presidente de la Cámara de Loures para contratar al yerno del secretario general del PCP; yerno de Secretario General del PCP para cambiar la bombilla y el portugués dejó de pagar impuestos que soportan este tipo de moscambilhas. Sacanas de estos extranjeros, ciertamente a sueldo del imperialismo americano.

Pero las consecuencias de esta historia del yerno hacen todo -que se va a ver y hace muy poco- van bien allá de la política partidista. Este incidente es un duro golpe también para la causa feminista. Sí porque se acabó aquel argumento que muchas señoras usaban para probar que los maridos no ayudan nada en casa, que consistía en señalar que lo único que los esposos sabían hacer era cambiar una lámpara. "¿Estás a ver, mujer ?! Cambiar las lámparas es, con mucho, la tarea doméstica más valorada de todos los tiempos. ¡Por tanto callate! "

Ahora es esperar que el Bloque de Izquierda intervenga en esta cuestión como partido "socialista, feminista y ecologista", como lo definió hace días Catalina Martins. Para la líder del BE esto hace de su agremiación un partido "bastante anti-sistema". La cuestión es: ¿contra qué sistema? El sistema de un país con una Constitución que preconiza el camino hacia una sociedad socialista, gobernado por un partido socialista, apoyado por un partido que se dice ecologista y es dirigido por una mujer, y en que hay dos partidos ecologistas con asiento parlamentario, liderado por otra mujer y el otro por un señor que hace unas danzas un tanto o como efeminadas? Ui, que anti-sistema que es el Bloque de Izquierda. Al fin Catalina Martins tenía razón: el BE no es extremista. Pero tampoco es radical. Es sólo un partido chonitas.





Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *