Adiós, Bolívar





Portugal declaró el reconocimiento formal de Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela, con la misión de convocar a elecciones presidenciales en el menor tiempo posible. He dicho muchas veces que hay un antagonismo curioso entre el Santos Silva hombre partidista y el Santos Silva hombre de Estado-en contraste con el hombre partidario irascible, truculento y cazador, el hombre de Estado se revela sensato, responsable y saludablemente previsible. Fue así en la Defensa Nacional, se repite en los Asuntos Exteriores. Afortunadamente.





Al igual que cualquier demócrata, tengo el mayor disgusto por Maduro dictador, pero mi satisfacción por la decisión del Estado portugués está vinculada principalmente con otra orden de los factores, vinculados a la defensa de sus intereses permanentes. Obviamente, la cuestión del régimen debe interpelarnos a todos, pero al Estado cumple un análisis más amplio de sus relaciones exteriores.

En este caso particular, la seguridad y el bienestar de la comunidad portuguesa enorme de origen debe ser una prioridad importante. Se sigue la perspectiva del futuro potencial de las relaciones bilaterales en cuestiones econ√≥micas, de cooperaci√≥n y culturales. Y, por √ļltimo, la valiosa previsi√≥n de una transici√≥n hacia la democracia y el respeto de los derechos humanos. La llamada rule of law valoriza los Estados y las relaciones que establecen en el marco de las naciones.

Maduro es, afortunadamente, un presidente condenado por la realidad, una aberraci√≥n sin viabilidad. Guaid√≥, que a√ļn no conocemos tan bien, corporiza la esperanza y se constituye como √ļnica salida para la situaci√≥n de calamidad en que socialismo bolivariano sumi√≥ el pa√≠s. Portugal apost√≥ el √ļnico futuro posible, nuestra comunidad en ese pa√≠s dif√≠cilmente puede ser peor de lo que se exige es este pragmatismo al estado. Esperemos que prevalezca un m√≥dico m√≠nimo de sentido com√ļn, capaz de salvar a Venezuela a una guerra civil.

Curiosamente, la crisis venezolana permitió recordar a nivel nacional la naturaleza obvia y contradictoria de la geronía. Si el ala izquierda del PS se mostró ufana a declarar la extensión del arco de la gobernabilidad democrática hasta la extrema izquierda, bastó una crisis internacional para probar que el arco de los partidos democráticos se mantiene inmutable del CDS al PS, sin nuevos miembros a la izquierda.

El PC, igual a s√≠ mismo, de modo coherente y valiente, mantuvo su testimonio de fidelidad a las dictaduras opresoras comunistas, en la l√≠nea propia de quien a√ļn se identifica matricialmente con Lenin y Stalin. El Bloque tampoco sorprende, de modo m√°s hip√≥crita, huyendo cuanto puede en su intento de vestir la piel de cordero, all√≠ termina, cuando confrontado, a actuar en la total solidaridad e identificaci√≥n con el r√©gimen opresor. El voto parlamentario de pesar por las v√≠ctimas venezolanas record√≥, a quien quiso olvidar, donde empieza y termina la democracia en nuestro Parlamento.

Por √ļltimo, la oportunidad de confirmar las nuevas alineaciones del orden mundial. La crisis venezolana proporcion√≥ la formalizaci√≥n clara de los dos nuevos ejes y el reordenamiento pol√≠tico de Am√©rica Latina. En el lado de Guaid√≥, Estados Unidos, Europa, Australia, Canad√°, la abrumadora mayor√≠a de Am√©rica Latina y algunos pa√≠ses africanos. En el lado de Maduro, Rusia, China, Turqu√≠a, Ir√°n y dos apaniguados regionales con el tirano Morales a la cabeza. Aqu√≠ se confirman y solidifican los dos bloques que se enfrentar√°n en todas las crisis regionales, desde Venezuela a Siria, y donde quiera que surjan.





Independientemente del carácter y la capacidad de los respectivos presidentes, el mundo volvió a ser bipolar, con nuevos bloques fortalecidos y geográficamente más extensos, liderados, como en el pasado, por Rusia y Estados Unidos.

La huelga salvaje

Una breve nota sobre el estado de nuestra democracia. Todas las huelgas que involucran sectores fundamentales del Estado, de los cuales el abastecimiento de las necesidades básicas de los ciudadanos depende, son susceptibles de apasionada discusión en cuanto a su legitimidad. Cuando se trata de una huelga capaz de detener el Servicio Nacional de Salud, las posiciones tienden a extremarse. Todo esto forma parte del cuadro humano y social normal.

Quien gobierna, quien se ha alcanzado al gobierno a cualquier precio con legitimidad pol√≠tica discutible, deber√≠a ser a√ļn m√°s cuidadoso en el abordaje p√ļblico de las cuestiones sensibles. El derecho a la huelga tiene consagraci√≥n constitucional, por lo que cualquier gobernante que lo ponga en cuesti√≥n, pone en cuesti√≥n la Constituci√≥n.

António Costa, al crear el concepto "huelga salvaje" para encuadrar la huelga en la salud, abre un precedente de que no hay memoria. Contra la Constitución, jerarquiza las huelgas conforme a su conveniencia personal. Contra los trabajadores, usa todos los instrumentos, más y menos lícitos, para intentar imponer el silencio y la resignación.

Andr√≥ a la izquierda a predicar tantos a√Īos la inalienabilidad del derecho a la huelga y la supuesta defensa de los derechos de los trabajadores, hacia Costa, en 2019, enterrar la m√°scara y decir lo que realmente le va en el alma. No es bonito verlo, pero nos dice lo que viene cada uno.

En otros tiempos, alguien que se aventurase, incauto, a teorizar sobre "huelgas salvajes" sería inmediatamente crucificado. Sindicalistas harían la cruz y los partidos de izquierda predicar el cuerpo para ejemplo de todos en el altar de los derechos de los trabajadores. ¡Pues, con Costa y el reparto de complicidades, intereses y benesses, fue lo que se vio! Y así, nació a la izquierda el concepto de la "huelga salvaje", al menos hasta ser apegados al poder.

El autor escribe de acuerdo con la antigua ortografía.

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *