Acorralada, la oposici√≥n en Hong Kong lucha por sobrevivir despu√©s de su peor a√Īo





En julio de 2003, Tak ten√≠a 16 a√Īos y fue a una protesta callejera por primera vez. ¬ęNos reunimos en Victoria Park Square y marchamos. Ese fue mi despertar pol√≠tico¬Ľ, dice hoy el abogado de una ONG de derechos humanos en Hong Kong.





Ese a√Īo, actos que se llevaron hasta 500.000 en las calles del territorio semiaut√≥nomo chino bloquearon el intento de imponer un art√≠culo sobre la Ley Fundamental, la constituci√≥n local, que b√°sicamente impidi√≥ la cr√≠tica organizada a Pek√≠n. Tuvieron √©xito.

En agosto de 2019, ya haciendo campa√Īa para intentar ser elegido al equivalente de concejal en las elecciones de noviembre de ese a√Īo, Tak fue arrestado durante un acto en la misma regi√≥n de la plaza, la elegante y cara Causeway Bay.

Engrosó el movimiento que había derogado una propuesta de ley para facilitar la extradición de Honcongueses a China, pasó tres días en la cárcel y fue liberado. Los actos sacaron a Hong Kong de su eje, cuajando las cosmopolitas calles del barrio Central con barricadas y gases lacrimógenos.

¬ęNo gan√© en mi distrito, pero la oposici√≥n gan√≥. Excepto que no sab√≠amos el precio que pagar√≠amos¬Ľ, dijo Tak, quien no puede dar su nombre completo ni decir d√≥nde habla en un mensaje de solicitud: est√° a la espera de juicio para participar en las protestas de 2019.

Llegó la factura. Primero, la pandemia del nuevo coronavirus le quitó impulso al movimiento de oposición, que se mantuvo en las calles con una agenda prodemocrática.

Desarticulada, la oposici√≥n a Beijing esperaba un buen desempe√Īo en las elecciones de septiembre para el Consejo Legislativo, el Parlamento de la ex colonia brit√°nica. Pero debido a que Covid-19 ser√≠a un riesgo inaceptable, el reclamo se pospuso hasta 2021.





En mayo, el golpe final: el anuncio de Pek√≠n de una nueva Ley de Seguridad Nacional, m√°s draconiana que cualquier propuesta anterior de control, que entr√≥ en vigor el 30 de junio. ¬ęPens√© que ten√≠amos que resistir¬Ľ, dijo Tak.

Fue una vez m√°s a la misma plaza del Victoria Park, el 4 de junio.

Contrariamente a la orden del gobierno local, miles asistieron a la vigilia anual en memoria de las v√≠ctimas de la Masacre de la Plaza de Tiananmen, un evento central en la China moderna, cuando los tanques pusieron fin a una manifestaci√≥n estudiantil a favor de la democracia en Beijing hace 31 a√Īos.

Tak no fue arrestado, pero fue golpeado por la polic√≠a. Para √©l, el futuro de la oposici√≥n de Honconguesa muri√≥ all√≠ mismo, siendo sepultado cuando entr√≥ en vigencia la Ley de Seguridad, semanas despu√©s. Insin√ļa que puede que ya est√© fuera del pa√≠s, pero no lo dice. ¬ęNo tienes idea del nivel de vigilancia¬Ľ.

La Ley de Seguridad Nacional, en t√©rminos generales, le dio a Beijing las manos libres para intervenir directamente en el territorio de Hong Kong, incluida la instalaci√≥n de agentes de represi√≥n previamente prohibidos en el acuerdo de retorno de 1997 de la entonces colonia, que se supon√≠a que durar√≠a 50 a√Īos.

Nada que sugiera sentimientos de independencia o confabulaci√≥n con extranjeros va sin la amenaza directa de arresto. Peor a√ļn, como teme Tak, activistas como el joven Joshua Wong terminaron en la c√°rcel por las protestas de 2019.

El famoso acuerdo de ¬ęun pa√≠s, dos sistemas¬Ľ ha dejado de existir en la pr√°ctica y no todo el mundo est√° descontento con √©l. Como informa Tak, muchos empresarios y banqueros estaban genuinamente preocupados por el impacto de la agitaci√≥n pol√≠tica permanente en el territorio.

Ahora, la oposici√≥n sigue desconcertada, despu√©s de su peor a√Īo desde 1997. El acto de valent√≠a de los 15 diputados a favor de la democracia que quedan en el Consejo, de dimitir despu√©s de que Pek√≠n destituyera a 4 de sus colegas, sigue siendo visto como un arma de doble filo.

¬ęHemos perdido una plataforma para el mundo. Cada d√≠a somos m√°s como Beijing, con un Parlamento que solo estampa lo que dice el Partido Comunista, pero con una clase empresarial satisfecha¬Ľ, se quej√≥ en un foro de activistas Steve Lee, quien trabaja en Mong Kok, en el continente de Hong Kong.

Hay algo de subjetividad adicional. El discurso a favor de la democracia gana simpat√≠a en Occidente y da lugar a un Hong Kong id√≠lico, todav√≠a bajo el dominio colonial. Pero durante los m√°s de 150 a√Īos de reinado de Londres, el lugar no fue una isla de tranquilidad.

En los grandes disturbios de 1967, el sentimiento fue anti-occidental, por ejemplo.

Con l√≠deres arrestados o bajo fuerte coerci√≥n, se espera que las elecciones de septiembre pr√≥ximo osifiquen las estructuras pol√≠ticas de una vez por todas. ¬ęNo tenemos a d√≥nde correr¬Ľ, escribi√≥ Lee. Los actos se desvanecieron.

Si esto realmente alejará a los inversores, ya que los analistas de los mercados financieros están entusiasmados con el supercapitalismo no regulado vigente en el territorio, es algo por hacer. La apuesta de Beijing fue clara, basada en el concepto del régimen de que un Taiwán rebelde es suficiente.

Tak cree que el camino ser√° normalizar la subyugaci√≥n. ‚ÄúNadie pens√≥ que Beijing esperar√≠a hasta 2047 con esa gente en la calle protestando. Y muchos solo ven una disputa entre China y Occidente, Estados Unidos, con nosotros perdidos en el medio‚ÄĚ, dice.

En este sentido, el ascenso al poder de Joe Biden se ve con sospecha. Donald Trump apostó por la retórica de la Guerra Fría 2.0 contra China y puso a Hong Kong en el centro de su estrategia.

Si es seguro que la rivalidad se mantendr√°, quiz√°s el tono se suavizar√°, haciendo que las escenas de estudiantes cantando el himno nacional estadounidense y alabando a Trump en noviembre de 2019 parezcan a√ļn m√°s extra√Īas.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *