¿A quién le interesa una sociedad más desigual?





La creación de un impuesto sobre la renta del 15% para todos los contribuyentes (“tasa única”) volvió a la agenda con las propuestas que al respecto fueron presentadas por la Iniciativa Liberal (IL) y Chega. Es difícil no sentir simpatía por la idea de impuestos más bajos para una clase media que se ha visto abrumada por la carga fiscal. Sin embargo, la realidad es más compleja que eso.





Primero, la creación de un impuesto único del 15% correspondería a una reducción de impuestos para los contribuyentes que actualmente se encuentran en los niveles más altos del IRS, el sexto y séptimo, que tienen tasas efectivas en torno al 31% y 43 %. Como explicó la exsecretaria de Estado Rocha Andrade en un artículo de “Negócios”, el impuesto único del 15% reduciría a la mitad el tipo impositivo efectivo en el caso del sexto escalón ya un tercio en el séptimo.

De esta manera, el impuesto único propuesto por IL no penalizaría a los contribuyentes de los niveles inferiores (incluidos los que hoy no pagan al IRS), pero beneficiaría a los que tienen mayores ingresos. Estos contribuyentes, que representan el 4% de los hogares, pagarían 1.750 millones de euros menos en el IRS. Es decir, serían responsables del 87,5% de los aproximadamente dos millones de euros que, según IL, el Estado dejaría de cobrar en impuestos y devolvería a la sociedad. Los 250 millones de euros restantes (12,5% del total) serían compartidos por el 96% de los portugueses.

Por supuesto, la primera consecuencia de un recorte de impuestos es una disminución de los ingresos fiscales. Hay quienes sostienen que la reducción de impuestos acaba teniendo un impacto positivo en el crecimiento económico y, en consecuencia, en la carga fiscal futura. Sin embargo, a largo plazo, nadie puede prever los efectos de la reducción de impuestos, ya que esto dependerá de las elecciones individuales de cada ciudadano, de la forma en que utilice los ingresos extra que tiene a su disposición. También dependerá de cómo el Estado sea capaz, o no, de adaptarse a la nueva realidad fiscal.

En el caso portugués, un recorte de dos mil millones de los ingresos fiscales dificultaría aún más al Estado el mantenimiento de servicios públicos de calidad, especialmente en áreas como la salud y la educación, con consecuencias profundamente negativas en la calidad de vida de millones de ciudadanos y empeoramiento. desigualdades.

Es precisamente en este punto donde residen las razones más válidas para que miremos con escepticismo estas propuestas. La política fiscal sirve como un instrumento para corregir las desigualdades, de ahí que tengamos impuestos progresivos. Quien defiende que el Estado no tiene que preocuparse por eso, que debe ser para sí mismo y que el mundo es de los más fuertes y ágiles, está desconociendo las lecciones del pasado y del presente.

Las sociedades desiguales pueden (o no) ser más dinámicas, pero son menos estables, tienen más delitos y problemas sociales. Las sociedades donde hay menos desigualdad son más estables, cohesionadas y, quizás, más libres. Si el capitalismo liberal quiere sobrevivir, no puede ignorar el problema de la desigualdad social, de lo contrario brindará aún más argumentos a quienes quieran destruirlo. Esta será otra de las muchas lecciones del siglo XX que hoy, lamentablemente, se están quedando en el camino.





Ana Gomez

Ana Gómez. Nació en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios años. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. También me considero una Geek, amante de la tecnología los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *