A pesar de apoyar a Lukachenko, China ser√° pragm√°tica en la crisis de Bielorrusia, dicen los investigadores





La escena es kitsch: Nikolai Lukachenko, el hijo predilecto y menor del dictador Aleksandr Lukachenko, toca m√ļsica folcl√≥rica tradicional china en un piano de cola acompa√Īado de un joven cantante, que gesticula mirando al horizonte.





Al final de la canci√≥n, el joven Kolya, como se le conoce, desea ¬ęal respetado t√≠o Xi Jinping y la t√≠a Peng Liyuan¬Ľ un feliz Festival de Primavera. En mandar√≠n.

El video, publicado en 2018 por CGTN, una emisora ‚Äč‚Äčcontrolada por Beijing, es parte de un mensaje oficial de Minsk de felices deseos del A√Īo Nuevo Chino.

La grabaci√≥n es un ejemplo de los esfuerzos de Lukachenko por acercarse al pa√≠s asi√°tico, al que ha recurrido en los √ļltimos a√Īos para contener la influencia rusa y asegurar las tan necesarias inversiones extranjeras en una econom√≠a que a√ļn sigue los moldes sovi√©ticos.

China fue el primer pa√≠s en reconocer la victoria de Lukachenko en las elecciones del 9 de agosto. ¬ęLa cooperaci√≥n con Bielorrusia es muy importante para m√≠. Valoro nuestras buenas relaciones laborales y mi amistad personal contigo¬Ľ, escribi√≥ Xi Jinping al bielorruso el d√≠a despu√©s de las elecciones, incluso antes de que se publicaran los resultados oficiales, lo que solo suceder√≠a. el d√≠a 14.

Sin embargo, la actual crisis política puede llevar al dictador al punto de partida.

El interés de China en la relación bilateral está vinculado a la capacidad de Bielorrusia de servir como puerta de entrada al mercado europeo, dice Arseny Sivitsky, director del Centro de Estudios Estratégicos y Política Exterior, con sede en Minsk.





Pero a medida que la Unión Europea impone sanciones, esa opción ya no es viable. El bloque anunció el viernes medidas contra miembros del gobierno de Lukachenko.

Bruselas no reconoce la victoria de Lukachenko en las elecciones de principios de agosto y exige que el régimen libere a los presos políticos.

Bruselas no reconoce la victoria de Lukachenko en las elecciones presidenciales de principios de agosto y exige que el régimen libere a todos los detenidos por motivos políticos antes y después de las elecciones.

¬ęCuanto m√°s empeora la crisis pol√≠tica bielorrusa, m√°s atenci√≥n prestar√° China a Ucrania¬Ľ, dice Sivitsky. Seg√ļn el investigador, Kiev fue la primera opci√≥n de Beijing para albergar el enlace Asia-Europa de la iniciativa One Belt, One Road, no Bielorrusia.

Los planes de China cambiaron después de que la firma del acuerdo comercial entre Ucrania y la Unión Europea se frustrara en 2013, dice. El episodio provocó protestas conocidas como Euromaidan que luego llevarían a Rusia a invadir la península de Crimea: Beijing no reconoce la anexión rusa.

A partir de ese a√Īo, los chinos comenzaron a centrarse en Bielorrusia, y el fortalecimiento de las relaciones llev√≥ a una visita de Xi Jinping en 2015, cuando las dos partes firmaron una serie de acuerdos comerciales.

La principal inversi√≥n de China es el parque industrial Great Stone, un proyecto de m√°s de $ 2 mil millones (R $ 10,8 mil millones) que Xi describi√≥ como la perla de la ruta terrestre One Belt, One Road – Belarus was incluido en el megaprograma chino y albergar√° la secci√≥n que unir√° Mosc√ļ con Varsovia.

Aunque el complejo, que se encuentra a 25 km de Minsk, ofrece exenciones fiscales y aduaneras y una vasta infraestructura para grandes empresas, se ha transformado en un elefante blanco.

Seg√ļn Olga Kulai, investigadora especializada en China en el think tank Minsk Dialogue, de las 62 empresas residentes (que incluyen gigantes como Huawei y ZTE), unas 10 realmente operan en el parque. Los dem√°s solo se registraron o no utilizaron la infraestructura local.

Si otro gobierno asumiera el cargo, Beijing se tomar√≠a el tiempo para observar el desempe√Īo del nuevo l√≠der y, si se considerara necesario, dise√Īar√≠a una nueva estrategia de cooperaci√≥n, dice, que considera improbable una separaci√≥n entre los dos pa√≠ses.

¬ęHay mucho en juego. Adem√°s de Great Stone, hay varios proyectos importantes en los que ya se han realizado inversiones y muchos otros a√ļn est√°n en marcha¬Ľ, dice.

Del lado bielorruso, es poco probable que un gobierno de oposición decida alejarse de China, dice Tomasz Kamusella, profesor de historia moderna en la Universidad de St. Andrews en Escocia. Para el investigador, los intereses prácticos, como las ventajas económicas que ofrece la asociación, hablarán más fuerte.

A√ļn as√≠, el mejor escenario para Beijing ser√≠a que Lukachenko permaneciera en el poder, dice. ¬ęChina quiere un r√©gimen que se someta a su voluntad y se sienta m√°s c√≥modo tratando con dictadores¬Ľ.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *