A los heraldos de la intolerancia





Manuel Carvalho escribe en el editorial de P√ļblico que "la tartamudez de Joacine Katar Moreira es una realidad con evidentes impactos pol√≠ticos que solo por hipocres√≠a pueden ignorarse". Esta frase prominente es solo superficialmente neutral. Es inaceptable tener en cuenta que un representante electo puede no ser plenamente capaz de cumplir su mandato debido a alguna discapacidad. ¬ŅY es inaceptable que otros que no sean votantes se conviertan en jueces de esta evaluaci√≥n?





Esto no es solo un ataque a un representante, es un ataque a los valores que subyacen a la democracia. Imag√≠nense c√≥mo ser√≠a tener un representante electo ciego, sordo o tonto en la Asamblea de la Rep√ļblica. Ser√≠a inaceptable que la Casa de la Democracia y los Valores de Inclusi√≥n no le dieran todos los medios necesarios para cumplir bien su mandato.

La democracia no rima con la exclusión o los insidiosos llamados a la autoexclusión. Y es lamentable que haya conciudadanos con influencia mediática que se presten a este servicio, especialmente en opiniones que debilitan a otros, en forma de editoriales en periódicos nacionales.

El diputado elegido por Livre es tartamudo. En opini√≥n del editorialista, al ser tartamudo, no solo no puede expresar lo que en su opini√≥n son habilidades oratorias esenciales, sino que est√° condenado a la pena o una evaluaci√≥n negativa de su desempe√Īo. Peor a√ļn, la violencia con la que concluye: "Ni lo merece ni la verdad democr√°tica lo tolera".

Porque no sabemos de qu√© intolerancia se trata, de lo cual el editorialista es el heraldo, ni qu√© mandato le ha dado la democracia para administrar el juicio de su intolerancia. Joacine Katar Moreira representa no solo las exclusiones que ha tra√≠do consigo, sino tambi√©n la fuerza de la democracia para superar sus barreras, sus l√≠mites impuestos por la inercia instalada, los tab√ļes y las comodidades elitistas.

En el momento en que se representara la representaci√≥n democr√°tica en la expectativa de aquellos que mejor desempe√Īan un papel, perder√≠a el poder de representaci√≥n. Ser√≠a un deporte jugado por atletas pol√≠ticos competidores, lo que no falta all√≠. Pero la democracia, para ser as√≠, siempre debe cuestionarse sobre las inclusiones que a√ļn no ha cumplido. Y sus instituciones deben hacer todo lo posible para cumplir con esta inclusi√≥n.

Es ir√≥nico que Manuel Carvalho, para permitirse elaborar sobre el tema de la descalificaci√≥n de un ciudadano elegido, se refugie, con gran autocomplacencia, en la afirmaci√≥n de que en una democracia no hay tab√ļes, que todo se discute. Est√° mal. Porque lo que est√° discutiendo son los valores que garantizan el funcionamiento mismo de la democracia: respeto a la igualdad de dignidad, inclusi√≥n en sus m√ļltiples escalas y cualidades. ¬ŅNo se da cuenta de que esto es lo que dice un populista: que todo se discute, que no hay tab√ļes, hacer que una democracia viva sea un tab√ļ?





S√≠, el tartamudeo de Joacine Katar Moreira tiene impactos pol√≠ticos obvios. Otros, obviamente otros, de aquellos de los cuales escribe el editorialista, para no ser enga√Īados si lo damos por sentado. Solo lo hacemos un representante de lo que no puede pasar sin una cr√≠tica democr√°tica. No hay tab√ļes.

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *