A diferencia de Argentina, Brasil sigue ignorando los daños del aborto ilegal





No es la primera vez que Argentina se ha adelantado a Brasil en las posibilidades de aborto previstas por la ley.





La interrupción del embarazo en caso de violación fue autorizada allí desde 1921. En Brasil, solo ocurrió en 1940.

El aborto anencefálico fue autorizado por la Corte Suprema de Argentina en 1995. En Brasil, en 2012, por decisión de la Corte Suprema de Justicia Federal.

En este momento, Brasil está mucho más lejos de la cancillería de una ley similar a la que acaba de aprobar el Senado argentino, que legaliza el derecho al aborto hasta la semana 14 de embarazo.

El tema enfrenta un bloqueo de parlamentarios conservadores y religiosos en el Congreso. El gobierno de Bolsonaro también ha actuado para obstaculizar el acceso a las posibilidades de aborto previstas por la ley.

Una encuesta publicada el año pasado mostró que menos de la mitad de los hospitales que figuran en el Ministerio de Salud como lugares que realizan abortos en casos de embarazo por violación, riesgo para la vida de la mujer o anencefalia fetal sí realizan el procedimiento.

A pesar de toda la controversia sobre el tema, en el campo de la salud pública, no hay duda de que la criminalización del aborto representa un problema grave.





Uruguay y la Ciudad de México, que se despenalizaron, vieron caer el número de abortos realizados y las muertes de mujeres que se sometieron a interrupciones.

El debate actual no es si decir sí o no al aborto. Incluso si lo prohíbe la ley, ocurren bajo tierra y continuarán ocurriendo.

El dilema que enfrentó Argentina y Brasil sigue ignorando es si la práctica debería permanecer en la clandestinidad, victimizando a las mujeres más pobres y vulnerables que no pueden pagar un aborto seguro, o si se hará en el sistema de salud.

En las publicaciones del Ministerio de Salud, hay datos de que anualmente ocurren entre 500.000 y 800.000 abortos provocados en Brasil, la mayoría de ellos inseguros.

Además de poner en riesgo la vida de la mujer, esta situación genera complicaciones obstétricas, disputa por la escasez de camas de UCI públicas y altos costos para el sistema. En una década, el SUS gastó R $ 486 millones en hospitalizaciones para tratar las complicaciones del aborto, según un informe del gobierno federal presentado al STF.

De 2008 a 2017, 2,1 millones de mujeres tuvieron que ir al hospital para abortar. Cada año, más de 15 mil mujeres son hospitalizadas durante al menos cuatro días, de las cuales 5.000 tienen complicaciones graves; en estos casos, el costo hospitalario es 317% más alto.

En promedio, 262 mujeres mueren anualmente por estas complicaciones. Muchas son muertes evitables, que solo ocurren por falta de acceso a un procedimiento seguro, con la asistencia médica adecuada. Ocurren en el apogeo de la vida productiva de una mujer, que generalmente deja huérfanos a otros niños.

Sin embargo, se subestima el número de muertes porque, a menudo, la causa de la muerte no aparece como un aborto.

Un estudio de la Fiocruz que evaluó 770 muertes maternas por aborto registradas entre 2006 y 2015 señala que la ocurrencia puede ser un 31% mayor.

Se identificaron 195 casos de muerte cuyos registros mencionaban el aborto en la historia, pero que no lo tenían como principal causa de muerte.

Los datos oficiales atestiguaban que la mujer había fallecido por sepsis (infección generalizada) o peritonitis (inflamación del tejido abdominal), sin mencionar que estas complicaciones estaban relacionadas con un aborto previo. En Argentina, 38.000 mujeres son hospitalizadas cada año, víctimas de malos abortos. Y desde la reanudación de la democracia en 1983, más de 3.000 de ellos han muerto por estas condiciones.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *