2024, el año de la Naturaleza (¿o no?)





Cerramos 2023 con una COP sin precedentes en la que, por primera vez en 30 años de negociaciones, se dio una señal crucial: la decisión de abandonar los combustibles fósiles con el objetivo de limitar el calentamiento global del planeta a 1,5°C. Pero 2024 llega con muchos cambios en el panorama gubernamental, y en un contexto europeo en el que cobran cada vez más fuerza algunos movimientos políticos que niegan el cambio climático y que defienden el retroceso de la preservación ambiental. En este contexto desafiante, ¿realmente restauraremos la naturaleza en 2024?





Es esta pregunta a la que los políticos deben responder, ya sea en las elecciones legislativas previstas para marzo o en las elecciones al Parlamento Europeo de junio, demostrando claramente en sus programas electorales cómo pretenden, a partir de 2024, proteger y restaurar la Naturaleza.

Los desafíos son muchos y visibles para todos y las respuestas deben ser urgentes, consistentes y asertivas para colocar a la Naturaleza y a las Personas en el centro de todas las decisiones. Los seres humanos dependemos de la naturaleza para todo. En este momento, asistimos en todo el mundo a hambrunas y migraciones forzadas debido a los efectos del cambio climático, que han vuelto estériles e inhóspitas determinadas zonas geográficas. Negar esta realidad es, de hecho, condenar nuestro futuro como especie.

Los ciudadanos europeos, en el último Eurobarómetro, se mostraron muy preocupados por los efectos del cambio climático (77%) y su impacto en la humanidad y la consiguiente pérdida de biodiversidad. El 35% de los ciudadanos europeos dice estar dispuesto a cambiar comportamientos en favor de una naturaleza más saludable, pero demuestra que corresponde a los gobiernos (56%) y a las empresas (53%) asumir también esta responsabilidad.

Otros estudios han demostrado cómo la destrucción de la naturaleza afecta nuestra salud física y mental. De hecho, nuestra salud y calidad de vida dependen de un Planeta sano. Salvar la naturaleza es salvar a las personas.

El año 2024 debe iniciar un nuevo ciclo de esperanza para la naturaleza y la biodiversidad, pero también para la humanidad. Durante el próximo año es necesario tomar, sin vacilaciones, un conjunto de decisiones que puedan garantizar un carácter positivo para todos.

Queremos una moratoria sobre la minería de aguas profundas en aguas nacionales, la eliminación obligatoria de las barreras fluviales obsoletas, más y mejores inversiones en conservación de la naturaleza para cumplir adecuadamente el objetivo de protección del 30% en tierra y mar, procesos de toma de decisiones bien fundamentados y procesos predecibles. y procesos participativos transparentes. Necesitamos actuar ahora para garantizar un futuro sostenible para la vida silvestre, los ecosistemas terrestres, fluviales y marinos y, sobre todo, para las personas.





Cuando hablamos de protección de la naturaleza, cada uno tiene su papel. Las ONG son responsables de seguir trabajando para conservar y restaurar la Naturaleza junto con ciudadanos, empresas y gobiernos. Todos desempeñan un papel único en la reversión de la pérdida de biodiversidad y deben asumir esa responsabilidad. Sólo con una naturaleza próspera podremos prosperar también en términos sociales y económicos.

Ana Gomez

Ana Gómez. Nació en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios años. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. También me considero una Geek, amante de la tecnología los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *