2024, ¿año de transición estratégica?





“Un período de transición es aquel que se sitúa entre dos períodos de transición”, George Stigler, economista, Premio Nobel 1982





Después de un año lleno de desafíos complejos para el mundo, para Europa y, en consecuencia, para Portugal, 2024 apunta a una especie de año de transición. Esto a pesar de que hay muchas preguntas sobre qué tipo de transición podemos esperar.

Por ejemplo, no hay duda de que son visibles varios signos de que, en el plano económico, la batalla contra la inflación finalmente se está ganando, y que lo más probable es que los bancos centrales puedan empezar a incluir la perspectiva de bajar los tipos de interés en su discurso en 2024. lo que significa menores cargas para las familias y las empresas. Pero este no será un proceso fluido y continuo desde enero, especialmente porque persisten algunas dudas.

¿Se ha ganado efectivamente la guerra contra la inflación? ¿Y a qué costo para las economías más frágiles, como la portuguesa? ¿Cuánto durará el conflicto en Ucrania y cuáles son las consecuencias de su prolongación indefinida? ¿Podrían las elecciones en Estados Unidos y Europa, para el Parlamento Europeo, ser decisivas en términos de afirmación del sentimiento antiglobalista y proteccionista? ¿Y cómo puede posicionarse Portugal en cuanto a su agenda, en un año en el que se celebran importantes elecciones legislativas?

2023 fue un año de gran exigencia en varios frentes

2023 fue un año lleno de desafíos. A nivel geopolítico, hemos visto un empeoramiento de las tensiones globales, con la guerra en Ucrania entrando en su segundo año después de la invasión de febrero de 2022, mientras que en Medio Oriente, el ataque terrorista de Hamás en Israel a principios de octubre reavivó el conflicto. especialmente en la Franja de Gaza.

A nivel político y social, continuaron acentuándose las tendencias de alta polarización y erosión de los partidos moderados tradicionales. En este contexto, la Península Ibérica quedó políticamente destacada. Las elecciones en España, que culminaron con un acuerdo con los partidos independentistas de Galicia, Cataluña y el País Vasco, fueron destacables desde el punto de vista de la polarización y fragmentación política que existe actualmente en el Viejo Continente, donde las tensiones sociales también continúan. Cada vez más evidente –la reforma de las pensiones en Francia, durante el primer semestre del año, generó fuertes protestas en un año en el que la desigualdad en los países desarrollados también aumentó.





La caída del gobierno de mayoría absoluta en Portugal, tras varias investigaciones judiciales que llegaron a la cúpula del gobierno, es, sin duda, uno de los momentos más destacados de Europa en 2023, teniendo en cuenta la actual fragmentación del centro político europeo.

La inflación se ha desacelerado, pero con altos costos para las economías, ya que las tasas de interés se mantendrán en máximos históricos para controlar los precios, con un impacto recesivo en las condiciones de consumo familiar y la actividad empresarial. Aún así, el desempeño de 2023 resultó ser mejor de lo esperado.

Hace un año, las principales previsiones de los observadores apuntaban a un crecimiento global en torno al 2% para 2023. En este momento, la expectativa es que crezca un 2,8%, lo que significa que la economía mundial habrá crecido casi un 50% más de lo previsto inicialmente. anticipado. Además, las empresas han logrado mantener niveles operativos notables, gracias a políticas eficientes de precios y una adecuada gestión de balances, que en general han mantenido bajo control el nivel de costos financieros.

Por último, los gobiernos también pudieron imponer políticas fiscales acomodaticias que permitieron mitigar el alto impacto de los aumentos agresivos de las tasas de interés durante el último año.

La inflación aún debe controlarse en 2024, pero la economía dará los primeros signos de esperanza

A pesar de los primeros signos de que la inflación podría estar más cerca de ser controlada, se espera que las economías registren algunos signos de recesión durante algún tiempo, hasta que se consolide el proceso de resiliencia.

Esto es cierto en las economías desarrolladas, pero especialmente en Europa, donde el mantenimiento de tipos elevados durante unos trimestres más con restricciones al acceso al crédito seguirá condicionando la actividad. Además, los principales bancos centrales del mundo desarrollado, como el Banco Central Europeo (BCE), han dejado claro que la desaceleración económica es un “mal necesario” para que la inflación pueda volver definitivamente a la normalidad.

En Europa, esta cuestión cobra especial relevancia. A pesar de los avances significativos (la inflación esperada para 2024 podría ser del 2,8%, la mitad de la lectura esperada para este año del 5,6%), el crecimiento seguirá siendo muy residual durante gran parte del año, es decir, por debajo del 0,5% registrado en 2023, según la mayoría. estimados. En definitiva, durante buena parte del año seguiremos en riesgo de recesión en Europa, especialmente durante la primera mitad del año.

La estanflación es un riesgo y puede haber una tentación para los países más sensibles a estos riesgos –como Portugal– de implementar medidas fiscales agresivas para contrarrestar la recesión y, de esta manera, ponerse en la línea de fuego en cuanto a la sostenibilidad de la deuda soberana. asuntos. .

Sin embargo, hay motivos para creer que la segunda mitad de 2024 podría contar una narrativa diferente y terminar configurando el próximo año como un año de transición favorable para la economía.

Por un lado, las principales economías como China podrían volver a contribuir al aumento de la demanda mundial, y Estados Unidos también debería contribuir a mejorar el sentimiento generalizado, ya sea a través de la resiliencia del consumo y del mercado laboral, o a través de señales de que la Reserva Federal ha estado diciendo que bajará las tasas nuevamente en lugar de aumentar nuevamente el costo del dinero. Por otro lado, y porque la innovación –como la Inteligencia Artificial– puede jugar un papel destacado en la productividad de las empresas en 2024, contribuyendo así a aumentar la productividad y la resiliencia en los distintos sectores público y privado.

La incertidumbre y las cautas expectativas marcan la geopolítica

La incertidumbre ligada al éxito de la lucha contra la inflación condicionará durante algún tiempo el sentimiento y las expectativas respecto a 2024, pero no será el único factor restrictivo. Durante el próximo año también habrá que tener en cuenta factores políticos y geoestratégicos. Por un lado, el escenario geopolítico ha cambiado en el mundo y, en Europa, han regresado los conflictos militares en Europa del Este, que prometen rediseñar el formato de la Unión Europea y también la forma en que el mundo se relaciona entre sí.

Este nuevo tipo de “telón de acero” ya ha dado forma a la forma en que el mundo occidental veía la cooperación entre naciones y bloques, así como la forma en que se percibía la inversión en seguridad militar (la OTAN, por ejemplo, que era una institución obsoleta y sin propósito). una vez más se consideró crucial para la defensa del modo de vida y la democracia occidentales.

Al mismo tiempo, tendremos una serie de elecciones relevantes en todo el mundo, que podrían cambiar los actores y los equilibrios de poder, lo que resultaría en cambios estructurales a nivel global. En Estados Unidos tendremos elecciones presidenciales y en Europa elecciones para el Parlamento Europeo, pero hay otros países, India, por ejemplo, que pueden traer cambios con implicaciones que trascienden sus fronteras.

Lo que es común en muchos de estos momentos electorales es la creciente polarización política –ya sea entre soluciones más progresistas versus conservadoras–, que tiene un impacto significativo en la forma en que, a partir de 2024, se afrontarán los grandes compromisos de esta década, especialmente aquellos que requieren cooperación internacional.

Con los gobiernos bajo presión para mantener los estímulos fiscales y con las tasas de interés aún en niveles altos, las primas de riesgo de la deuda soberana podrían aumentar significativamente, al menos mientras persista la incertidumbre respecto de la política monetaria. A medida que los temores geopolíticos y económicos se disipen, la confianza también puede adquirir un tono más amistoso.

Un año de transición con consecuencias estratégicas para Portugal

La economía global está en camino hacia la redención, pero aún pasará algún tiempo antes de que pueda materializarse. En Europa, se espera que el escenario siga siendo malo antes de mejorar, ya que todavía estamos lejos de cumplir los criterios de estabilidad de precios del BCE. Lo que significa que Portugal podría seguir siendo uno de los países donde las familias y empresas seguirán viéndose más afectadas por los mayores costes de financiación y el consiguiente impacto en el coste de vida. Un escenario que podría alimentar aún más la actual incertidumbre política nacional y unas elecciones legislativas inesperadas, tras la crisis institucional, alimentando el voto nacional euroescéptico y antisistema.

Esta tendencia no es exclusiva de Portugal y las elecciones europeas también pueden traer una configuración ideológica más exigente al Parlamento Europeo en términos de apoyo a las políticas de cohesión europeas. Son factores que crearán un escenario exigente para Portugal, que, además de su fragilidad estructural en términos de exposición económica durante gran parte del próximo año, tendrá que hacer frente a posibles pérdidas de relevancia dentro de la política de cohesión europea -ya sea por la atención al Este, en Ucrania, o por los resultados euroescépticos de las elecciones europeas.

El año 2024 probablemente traerá mejores noticias en el último trimestre del año, junto con una transición relevante en cuanto al ecosistema de vida y las naciones. Especialmente en Europa, y con inevitables consecuencias estratégicas para Portugal.

Ana Gomez

Ana Gómez. Nació en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios años. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. También me considero una Geek, amante de la tecnología los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *