2020 y el futuro





1. El a√Īo 2020 que ya ha terminado, adem√°s de la pandemia de salud, que ha provocado y sacude los sistemas de salud de pa√≠ses de todo el mundo, tambi√©n ha dejado al descubierto aspectos relevantes y estructurales de alta fragilidad en la organizaci√≥n de sociedades que ya se conoc√≠an, pero ni siquiera siempre muy palpable y sentido, entre ellos, la gran pregunta profundas desigualdades sociales y econ√≥micas entre pa√≠ses y entre personas dentro de los pa√≠ses.





Por cierto, arregla esta impactante realidad. En 2015, ‚Äúse estim√≥ que la riqueza total de 62 individuos m√°s ricos del planeta era m√°s o menos igual al de la mitad m√°s baja (menos rica) de la poblaci√≥n mundial: 3.500 millones de personas ‚ÄĚ.[1] Resumiendo, 62 personas tienen tanta riqueza como la mitad de la humanidad.

dos. Una dimensión de otro tipo de desigualdad, entre nosotros, Europa, se puede percibir simplemente en la comparación de los fondos propios aplicados para combatir la pandemia, por ejemplo, entre Alemania y Portugal.

Alemania invirti√≥ colosales rentas propias en la lucha contra la pandemia en su pa√≠s, en una cantidad muy cercana al total de los presupuestos comunitarios destinados al mismo fin, mientras que Portugal que necesita el dinero de la ‘bazuca’, como del pan a la boca, tuvo que fianza con fondos comunitarios para el pago de una parte del salario de los trabajadores en dejar, a lo que se oblig√≥ a s√≠ mismo. La diferencia en la capacidad de acceder a recursos financieros es, por tanto, enorme entre pa√≠ses de la misma zona econ√≥mica.

Casi podemos decir que Alemania, en esta situación específica, sobreviviría bien sin ayuda comunitaria. Países como Portugal y otros con menores recursos financieros colapsarían sin ayuda.

3. El a√Īo 2020 con la pandemia tambi√©n sac√≥ a la luz el noci√≥n corta de geopol√≠tica concebido y practicado durante varios a√Īos por los llamados pa√≠ses desarrollados, es decir, los Estados Unidos y la Uni√≥n Europea. Esta visi√≥n ha colocado a estos espacios pol√≠tico-econ√≥micos en una mayor dependencia en t√©rminos de log√≠stica y cadenas de suministro de pa√≠ses en ‚Äúdesarrollo‚ÄĚ, como China y otros pa√≠ses asi√°ticos m√°s peque√Īos. Jap√≥n no es considerado aqu√≠, porque si bien es un pa√≠s que encaja en el concepto tradicional de pa√≠s desarrollado con su mentalidad asi√°tica, no se encuentra en la misma situaci√≥n de dependencia.

¡Quién no recuerda que Europa y EE. UU. Ni siquiera tenían máscaras al comienzo de la pandemia! Ir a China era la salida….





Y todo ello debido a la liberalización de la economía, la deslocalización de las actividades industriales hacia países con salarios más bajos que se inició en la década de 1980, dejando hablar de política industrial, a nivel de la Unión Europea y países.

Era un ¬ępecado¬Ľ casi mortal hablar, entonces, de pol√≠tica industrial.

Evidentemente, en pa√≠ses como Alemania, industrialmente fuerte, sonaba como una m√ļsica celestial para sus o√≠dos. Su industrializaci√≥n continu√≥ y se hizo m√°s s√≥lida gracias a mercados internacionales como China y otros y en el propio terreno de la Uni√≥n Europea.

Pero todo esto no dejó de revelar cuán frágiles son hoy los dispositivos económico-productivos de los países desarrollados.

4. En Portugal, a principios de los a√Īos ochenta del siglo XX, se empez√≥ a ver una desindustrializaci√≥n que redujo la contribuci√≥n de la industria (la manufactura m√°s extractiva) a la econom√≠a. En 2019, la industria represent√≥ un poco menos de 12% del PIB (a precios de mercado), cuando en 2000 15,5% y diez a√Īos antes 1990 en 24%.

En un per√≠odo de solo 30 a√Īos, Portugal ha experimentado una ca√≠da en 24 a 12% participaci√≥n de la industria en la riqueza nacional, una desindustrializaci√≥n muy acentuada y concentrada en la d√©cada 1990/2000. Muchas empresas de diversos sectores fueron destruidas en un tiempo r√©cord.

Ramas industriales como la construcción y reparación naval y la electromecánica pesada, con empresas como Mague, Sorefame, Cometna, Sepsa, quedan prácticamente borradas del mapa. Las siete mayores empresas de electromecánica pesada se reunieron en el CIEP РCentro de industrias de equipos pesados, cuyo objetivo era establecer formas de cooperación entre ellas. De estos, solo Efacec respira y se consolidó, aunque actualmente atraviesa una fase crítica, por motivos accionistas.

El CIEP fueron siete empresas con tecnología propia e importada, mercados externos principalmente en el material de ferrocarril y elevación, exportando al mundo, y otros sectores como químico, acero, cemento y energía. Estas empresas no tuvieron el arte de adaptarse a las grandes transformaciones de los mercados y la pérdida del mercado nacional por paralización o ausencia de obras en los puertos, sector cemento, celulosa, vidrio plano, fertilizantes, etc.

Los ¬ęmodelos de negocio‚ÄúNunca ha sido una fortaleza nacional y este proceso de desindustrializaci√≥n se debe fundamentalmente a este problema, las dificultades para atraer capital extranjero y la falta de una estrategia nacional para la industria.

Elementos para la reflexión futura

5. La pandemia pone de relieve áreas de la sociedad que requieren una profunda reflexión, para entrar en una dinámica de transformación de la economía y la sociedad para el futuro. Líneas estratégicas como la digitalización o incluso la lucha contra el cambio climático necesitan, para su implantación con éxito, una estrategia marco global y, sobre todo, una identificación firme de los papel del estado.

Los Estados jugaron un papel decisivo en la lucha contra la pandemia, a pesar de varias deficiencias destacadas aquí y allá, como ya lo habían sido, después de la choque crisis financiera de 2008. Sin la intervención de los Estados en la lucha contra la pandemia hubiera sido un caos en Salud. Sin la intervención de los Estados en 2008 el sistema capitalista se habría bloqueado.

¬ŅQui√©n no recuerda que el Estado americano, tras el colapso de Lehman Brothers, se adue√Īa de los activos de General Motors y Crysler, no se limita a inyectar dinero sino a reorganizar y dinamizar empresas, o en Reino Unido, el gobierno ingl√©s se hace cargo de la gesti√≥n? los principales bancos? En toda Europa ocurri√≥ lo mismo con m√°s o menos vigor.

6. Portugal tampoco escap√≥. Fueron los gobiernos los que, buenos o malos (m√°s malos que buenos) aseguraban la banca a expensas de los contribuyentes. La crisis que queda para la historia como crisis de la deuda soberana se origina principalmente en una deuda privada mucho mayor que la deuda p√ļblica, combinada con la irresponsabilidad del sector financiero. Es evidente que el Estado tambi√©n es responsable de su parte de culpa, sobre todo por la falta de implementaci√≥n efectiva de los instrumentos normativos, lo que sigue sucediendo.

Es por ello que la gran cuestión fundamental del cambio futuro de la sociedad y la economía, como resultado de la acción estructuralmente determinante del Estado, tanto en tiempos de pandemia como de crisis financiera, consiste en una definición clara del papel del Estado en la sociedad y en la economía.

La crisis dej√≥ claras las vulnerabilidades del actual modelo de desarrollo econ√≥mico y social, a ojos de todos, como se√Īala Ant√≥nio Costa Silva en su trabajo sobre la Visi√≥n Estrat√©gica del Plan de Recuperaci√≥n Econ√≥mica y Social de Portugal 2020-2030, destacando a saber ¬ęel error estrat√©gico inherente a la cosmovisi√≥n neoliberal que minimiza el rol del Estado y exalta el mercado, dejando en sus manos la regulaci√≥n de sectores estrat√©gicos de la econom√≠a ‚ÄĚ.

Esto significa que la narrativa liberal del ¬ęestado m√≠nimo¬Ľ no hace nada para resolver los problemas y que el papel del estado merece una nueva reconfiguraci√≥n a trav√©s de reflexi√≥n profunda y profundizaci√≥n, para definir su campo de acci√≥n real en la recuperaci√≥n de la econom√≠a portuguesa.

El autor escribe seg√ļn la ortograf√≠a antigua.

[1] En ‚ÄúEl valor de todo‚ÄĚ, Mariana Mazzucato, Temas y Debates – C√≠rculo de Lectores, marzo de 2019.

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *