11 consejos para identificar quién hace contenido serio sobre salud en las redes





Nada m√°s natural que la salud es una de las zonas m√°s afectadas por la ola de fake news. ¬ŅQui√©n no le gustar√≠a una p√≠ldora (o mejor a√ļn, una planta) capaz de vencer el c√°ncer? ¬ŅO que un solo alimento secase los kilos m√°s en la barriga, el inhame curara el dengue y por ah√≠ va?

Buena parte de este contenido es transmitido por los llamados influenciadores digitales (el uso influenciadores) en videos, historias, fotos y "textones". No siempre es fácil entender lo que es balanza y lo que tiene comprobación científica. En medio de la confusión, quien puede darse mal es su salud.

Para ayudarle a encontrar quien produce información confiable en las redes, reunimos consejos de especialistas de tres áreas que bombardean en las redes Рpediatría, educación física y nutrición.

1. Celebridad no es profesional de la salud

Esta es la m√°s b√°sica de todas. Para palpitar sobre salud, es necesario tener formaci√≥n en el √°rea y mostrar referencias robustas. Si el influyente en cuesti√≥n dice ser un especialista, usted puede buscar su registro en los consejos de nutrici√≥n, educaci√≥n f√≠sica y medicina, adem√°s de cazar informaci√≥n sobre su escolaridad en el sitio de b√ļsquedas Google.

"A√ļn as√≠, haga siempre un an√°lisis cr√≠tico del perfil, porque hay muchos nutricionistas y otras especialidades adoptando pr√°cticas que ponen en riesgo la salud de las personas", reflexiona Carolina Sartori, nutricionista de Brasilia.





En su perfil en el Instagram, a menudo habla precisamente sobre la difusi√≥n de rumores en l√≠nea, y es uno de los entusiastas del proyecto Salud Honesta, que pretende desmentir algunos "hechos" que circulan en l√≠nea. Aqu√≠, un momento para autopromoci√≥n: la revista SALUD tambi√©n tiene perfil en el Instagram. Haga clic aqu√≠ para acompa√Īar.

2. Es especialista. ¬ŅPero experto en qu√©?

Sospecha de profesionales aconsejando sobre áreas de actuación que no las suyas. "Estos días, por ejemplo, vimos dentistas prescribiendo reposición hormonal, lo que debería ser hecho por un médico", ejemplifica Marcelo Saldanha, educador físico y nutricionista, docente del curso de Educación Física y Salud de la Universidad de São Paulo. También tiene un perfil en el Instagram en el que divulga noticias sobre salud.

3. Si el milagro es grande, desconfíe del santo

¬ŅLa persona anuncia alimentos que curan enfermedades incurables, t√©s o ejercicios que secan grasa instant√°neamente? Mejor dar dejar de seguir.

"Difícilmente los resultados ocurrir de la manera anunciada, y esas promesas han aparecido vinculadas a la compra de programas de ejercicio o productos", comenta Saldanha. El mismo vale para adelgazamiento y ganancia de masa muscular demasiado rápido.

4. Hablar difícil no quiere decir nada

Es com√ļn encontrar falacias disfrazadas de verdad con lenguajes supercient√≠ficos, citando estudios y nombres complicados de partes del cuerpo humano. "Diversas alegaciones son de hecho muy convincentes, pero no hacen el menor sentido fisiol√≥gicamente hablando, mucho menos poseen comprobaci√≥n cient√≠fica", comenta Carolina.

Para quitar la duda, busque la misma información en otros lugares, lo que nos lleva al siguiente punto.

5. Compruebe las referencias

Si el influencer cita un estudio, busque el nombre completo del trabajo, la instituci√≥n que lo realiz√≥ y el tama√Īo del hallazgo. Descubrir que un compuesto act√ļa en el cerebro de un rat√≥n en el laboratorio es diferente de extrapolar el hecho para las mentes humanas.

"Vale también verificar si la recomendación dada está en manuales de sociedades médicas y las referencias bibliográficas", recomienda Kelly Oliveira, pediatra autora de la página Pediatría Descomplicada, un éxito en las redes.

También investiga si los reportajes sobre el tema ya se publicaron en la prensa nacional Рde nuevo, con entrevistados de calidad, como profesores universitarios, directores de entidades e investigadores de instituciones reconocidas.

Si usted domina el ingl√©s, puede dar una b√ļsqueda en plataformas como PubMed, que re√ļnen la literatura m√©dica sobre el tema.

6. Si el "experto" indicó una dieta o entrenamiento específico, desconfíe

Decir que la actividad X o el alimento Y son buenos es una cosa, ahora indicar repeticiones, intensidad o un men√ļ cerrado es un problema. "Todas las recomendaciones del tipo necesitan ser individualizadas, tomando en consideraci√≥n hist√≥rico de salud, experiencia y edad de cada uno", destaca Saldanha.

Aprovechando: no intente repetir por cuenta propia entrenamientos intensos de atletas profesionales o ratas de gimnasio, especialmente si tiene poca experiencia. La persona que pas√≥ la informaci√≥n tiene un condicionamiento f√≠sico diferente, practica la actividad desde hace a√Īos, y su resultado puede ser otro – e incluso negativo.

7. El activismo requiere una segunda mirada

Las redes sociales son un espacio de activismo intenso. ¬ŅQui√©n nunca encontr√≥ por ah√≠ presi√≥n sobre lo que debe o no comer? Hasta puede haber beneficios en determinado estilo de vida, pero siempre es bueno buscar el parecer de una fuente m√°s neutra sobre un asunto que es defendido de forma apasionada.

Ya la demonización de alimentos, en general, no merece ni segunda opinión: estamos hablando de los anti-gluten, anti-lactosa, anti-carbohidratos y tantos otros. Los nutrientes específicos deben ser retirados de la dieta de alérgicos e intolerantes, sólo que hacen falta para el resto de la población. En el caso del gluten: eliminarlo está relacionado con una menor ingesta de fibras y, por lo tanto, aumentar el riesgo de enfermedades como la diabetes, sólo para citar un ejemplo.

8. Los relatos personales no son verdad absoluta

Influenciadores, principalmente los que no son profesionales de salud, suelen dividir sus experiencias en las redes sociales. Sólo que él debe dejar claro que se trata de un relato personal y sólo eso. "El problema es que esas declaraciones influencian a los seguidores y no se basan en la ciencia", apunta Carolina.

"Fuera que algunos charlatanes contratan a personas para publicar relatos y convencer a quien est√° desesperado por una cura a pagar un absurdo por un tratamiento que no es validado con estudios", alerta la nutricionista.

10. Analice bien los anuncios

La propaganda en s√≠ no es el problema, sino el tipo de producto que se anuncia. Hacer ese "publi" de suplementos que prometen milagros por la salud es una mala se√Īal, ya que ellos no siempre funcionan y a√ļn pueden traer riesgos en lugar de beneficios

Remedios, fórmulas manipuladas y programas de entrenamiento con alegaciones fantásticas también son motivos para descrédito. "Influyentes serios van a tomar mucho cuidado con lo que están anunciando y qué mensaje pasa. Por ejemplo, si se hace propaganda de fórmula láctea, pensarán antes en la promoción de la lactancia ", explica Kelly.

11. Busque conocimiento

Desafortunadamente, es un trabajo que toma tiempo. Es necesario investigar los perfiles que llegan hasta usted, analizar la descripción y verificar si las informaciones son confiables y los discursos equilibrados y sin modismos.

Las redes sociales suelen indicar perfiles similares a los que usted sigue, lo que puede ayudar. Para hacer esto en Instagram, haga clic en la casilla que queda justo debajo del n√ļmero de seguidores de la persona.

¬ŅQuieres saber m√°s? Escucha el primer episodio de nuestro podcast Detectives de la SALUD, dedicado a las fake news. Es s√≥lo hacer clic aqu√≠.

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *